La llegada del invierno y sus paisajes irresistibles con esponjosos copos de nieve a su alrededor pueden prendar a cualquiera. Son muchas las personas que aprovechan la ocasión para capturar espectaculares imágenes en la nieve, pero más allá de la fama del momento, la gélidas temperaturas podrían jugarnos una mala pasada si no usamos un mínimo de sentido común.

Es lo que le sucedió a una joven de la ciudad de Astaná, capital de Kazajistán, en Asia Central.

La mujer salió a dar un paseo por su ciudad en minifalda -cada uno es libre de vestir el atuendo que desee, aunque amenace el peor temporal- ¿Pero qué dirías si el paseo fue en medio de un frío glacial, cuando el termómetro marcaba -40° C? Así como lo oyes, ¡40 grados bajo cero en minifalda! Una auténtica locura.

Las fatales consecuencias no se hicieron esperar. La estudiante, cuyo nombre no se ha divulgado, terminó con ambos muslos completamente congelados y tuvo que ser trasladada de urgencia al hospital, en vista que no podía ni siquiera moverse.

La joven, que estudia leyes en una universidad de Astaná, dijo “haber salido solo a dar un paseo por la ciudad cuando de repente no pudo seguir moviéndose y terminó necesitando intervención médica”.

Usaba un par de mallas para protegerse de peor temporal, pensando que serían suficientes para protegerla del frío extremo, pero aún así terminó con una congelación de tal gravedad, cuyas consecuencias pudieron haber sido mucho peores.

Los médicos publicaron una fotografía de las piernas de la mujer, mostrando grandes parches en sus piernas con los evidentes hematomas de púrpura intenso a causa de las quemaduras, con el fin de advertir a la sociedad.

Un portavoz del hospital confirmó que estaba siendo tratada por el departamento de cirugía purulenta por “congelación de primer y segundo grado en ambos muslos”. Fue dada de alta del hospital, pero tendría que regresar al hospital para la reposición de los vendajes.

El internauta Zhanbolat Mamyshev dijo: “Gracias a Dios que todavía está viva. Ahora deberá evaluar con más cuidado los riesgos al vestirse por la mañana”.

“¡Lo que la gente hace por querer mostrar ropa! Deberían tener mucho más cuidado en ese clima extremo”, dijo otra usuaria.

En zonas con climas de temperaturas extremas ocurren este tipo de incidentes al tener expuestos manos, pies o la cara, que son las zonas más propensas debido a que la piel y otros tejidos se congelan.

Metro

Un incidente con suerte y que sirve para advertir a muchos de las graves consecuencias al no ser precavidos en la indumentaria adecuada frente a las temperaturas extremas. Muchos piensan que era un tema de sentido común, y reprochan la falta de prudencia de la joven estudiante.

No dejes de compartir esta noticia con tus amigos y déjanos saber qué opinas sobre lo sucedido a esta mujer.