Definitivamente a quien obra mal le va mal, y esto fue justo lo que le pasó a esta mujer cuando quiso robar unos paquetes que el personal de la empresa de encomienda había dejado en la puerta de una casa en el condado de Snohomish, Washington.

Este incidente fue grabado por las cámaras de circuito cerrado y en el video se observa cuando el mensajero dejó la encomienda e instantes después esta mujer se bajó de un coche con el firme propósito de apropiarse de lo ajeno tras tomar los paquetes y llevárselos.

Indudablemente, esta mujer no contó con la grabación que la dejó en evidencia.

Esta mujer en su afán de llevarse los paquetes rápidamente los tomó y salió apresuradamente para no ser descubierta, pero al pisar el césped se cayó de manera inesperada y sufrió una dolorosa lesión en su pie que le impidió continuar el camino por sí sola.

Su “colega de oficio” salió del coche para auxiliarla y tampoco se imaginó que su rostro quedaría revelado por las cámaras de seguridad.

Lizeth Ababneh descubrió el robo cuando revisó su sistema de seguridad. Comentó que al inicio las imágenes le parecieron cómicas, sin embargo, había una gran verdad que para nada era graciosa, había sido víctima de un robo.

Lizeth confirmó que el contenido de las cajas eran medicinas para su esposo.

Un portavoz de la oficina del sheriff del condado de Snohomish informó que abrió una investigación sobre este acto que, sin lugar a duda violenta las leyes.

Según información local, estos ladrones también robaron otra residencia vecina. No se conformaron con una sola.

Se desconoce el estado de salud de esta ladrona tras sufrir la caída. Lo que si quedó muy claro este se trata de un hombre y una mujer amigos de lo ajeno.

A pesar del dolor que sufrió esta mujer no hubo reparo por parte de su cómplice en volver por las cajas que quedaron a mitad de camino tras dejarla en el vehículo.

Daily Mail

Tal vez esta mujer no huyó con cargo de conciencia por sus malos hábitos, pero sí lo hizo con un gran dolor en su pie lesionado.

Es triste y lamentable que algunos seres humanos tengan por hábito adueñarse de lo que no les corresponde, cometiendo actos delictivos que deben ser penados por la ley.

En esta oportunidad los ladrones quedaron en evidencia y pudieron ser reconocidos, pero si no hubiesen existido las cámaras de seguridad el trabajo para determinar quién o quiénes fueron los responsables hubiese sido más complejo.

Incluso el empleado de la empresa de encomiendas que estaba cumpliendo con su trabajo pudo haberse visto involucrado en un gran problema.

Muchos afirmarían que lo ocurrido es producto del karma instantáneo que los impidió salir ilesos de este robo tan descarado. Comparte este video con tus amigos y coméntanos tu opinión.