El mundo está lleno de personas que harían cualquier cosa por obtener dinero, sin importarles a quién puedan lastimar. Lamentablemente en muchos de los casos los niños terminan siendo víctimas de la ambición de adultos sin escrúpulos, como los casos de tratas de blancas o la venta de niños, muy frecuente en algunos sectores de Asia, niños que terminan cayendo en manos de personas que lo único que le pueden ofrecer es sufrimiento.

Y aunque pensemos que los padres al saber esta situación protegen de manera especial a sus hijos, muchos de ellos son quienes deciden venderlos.

Así ocurrió en China, cuando una joven madre en Zhengzhou, Provincia de Henen, vendió a su pequeña niña de 18 meses, Huahua, por la suma de 8.000 dólares. Ella entregó a su hija y 20 horas después, acudió a la policía para denunciar la desaparición de Huahua en una estación de trenes de Zhengzhou.

La policía comenzó a realizar las investigaciones pertinentes y descubrieron que había sido la misma madre, identificada como señorita Yu, quien había entregado a su pequeña a unos traficantes de niños en dicha estación.

Al hacer un rastreo de las cuentas bancarias de Yu, descubrieron un depósito de una fuerte suma de dinero.

Luego, al revisar las cámaras de la estación pudieron confirmar que la niña no se extravió, su madre la había entregado sin resistencia alguna a dos personas que posteriormente, y gracias a la confesión de la mujer, identificaron como, Wei y Li.

La mujer quien tras dejar a su hija fue se fue de compras y gastó más de 900 dólares en productos cosméticos, se arrepintió y contactó a los delincuentes.

Ellos le pidieron a cambio de regresarle a Huahua, 1.340 dólares más de los que recibió al entregarla, por lo que la mujer acudió a la policía para denunciarlos. Afortunadamente, pudieron rastrearlos y fueron detenidos por tráfico de personas, por su parte, Yu también fue detenida por falso testimonio a la policía e intentar vender a su hija.

Huahua, fue entregada a su padre quien le dijo a Yu, “Sé buena en la celda iré con nuestra hija a buscarte cuando salgas de la cárcel”.

DailyMail

Es lamentable que estas cosas ocurran, esta mujer aparentemente no estaba consciente de las consecuencias de sus actos, vender a su hija para irse de compras y luego arrepentirse demuestra que no es apta para cuidar de un bebé. Esperamos que recapacite y que la pequeña Huahua, no tenga que enfrentarse en el futuro a situaciones similares a estas.

Comparte este enlace y nunca dudes en denunciar si sospechas de un caso de tráfico de personas.