El pasado 05 de noviembre, un ex militar de Estados Unidos identificado como Devin Patrick Kelley perpetró un ataque con arma de fuego contra los feligreses que asistieron a la celebración del servicio dominical en la primera iglesia baptista de Sutherland Springs Springs en Texas. Puedes recordar la noticia aquí.

Fue una masacre donde 26 personas perdieron la vida y 24 resultaron heridas tras recibir heridas de bala.

Joann Ward, fue una de las víctimas fatales del hecho, ella estaba en la iglesia con sus cuatro hijos, dos de ellos, una niña y un niño de 5 años lograron sobrevivir. Puedes visitar su perfil de Facebook aquí. 

Cuando escuchó los disparos se tiró al suelo junto a su hija de 9 años, Rihanna, después abrazó a los otros tres niños y se aseguró de protegerlos a todos.

Rihanna, la niña de 9 años, (a la izquierda de la imagen) comentó que no resultó herida porque estaba escondida y que su mamá cubrió a Emily, Ryland y Brooke.

Brooke, de 5 años, murió en el lugar de los hechos y Emily (a la derecha de la imagen) falleció pocas horas después de ser ingresada a un centro hospitalario.

Mientras que Ryland, de 5 años, recibió heridas de bala y estaba en estado crítico luchando por vivir. Así como su hermana Rihanna.

Seres allegados a la familia, han abierto una página en GoFundMe para recaudar fondos para la familia.


Por ahora, las autoridades siguen investigando las causas del tiroteo, presumen que Davein Patrick, estuvo motivado a perpetrar el ataque por el odio que sentía por sus suegros y los trastornos psicológicos que padecía.

Se pudo conocer que él fue despedido de la Fuerza Armada de Estados Unidos en 2014, sin honores, tras ser acusado de agredir a su esposa y a su hijo.

Momentos después del atentado dos vecinos se percataron de la situación e intervinieron persiguiendo al asesino que huyó en su auto.


Tras intercambiar disparos, Daiven perdió en control y fue encontrado sin vida en el interior del auto, se presume que se suicidó al verse acorralado.

Es injusto que la violencia desmedida de algunos acabe con la vida y los sueños de familias enteras. La historia de esta madre que luchó por proteger a sus pequeños hijos en medio de tanto pánico es desgarradora.

Daily Mail

Necesitamos luchar por un mundo de paz, ningún inocente merece sufrir así, paz a los restos de Joann y de todas las víctimas de este brutal ataque. ¡Comparte esta emotiva noticia!