Con el pasar del tiempo, cada vez ofrecen más opciones para que el parto natural sea una experiencia relajante y cómoda para la madre.

Una de esas es el parto en agua, donde con el uso de una bañera, la madre recibe la asistencia de profesionales hasta que dé a luz dentro del agua a una temperatura adecuada y alegando que el bebé no sufrirá cambios tan bruscos porque saldrá en un medio acuoso tal como la placenta.

Pero antes de tomar la decisión de tener un parto de este tipo hay varios factores que las madres deberían tener en cuenta, y el caso de esta familia es una advertencia para todos.
Una bebé en Canadá estuvo al borde de la muerte por sepsis tras contraer una severa infección después de nacer en una bañera con hidromasaje que habían llenado tres días antes del parto, eso promovió la proliferación de bacterias como la Legionella.

La niña nació aparentemente en perfecto estado de salud, pero contrajo una infección potencialmente mortal.

Tenía ocho días de nacida cuando presentó fiebre alta, escalofríos, respiración y ritmo cardíaco acelerados, irritación en la piel y desorientación.
Le administraron antibióticos y mejoró, pero después los síntomas empeoraron.

Así que fue ingresada en la Unidad de Cuidados Intensivos de un centro hospitalario. Allí estuvo recluida durante cinco semanas conectada a un respirador, podría haberse muerto si no detectaban que la bacteria Legionella estaba presente en su sangre.

Imagen referencial

Lamentablemente, los órganos de la pequeña comenzaron a fallar, y los médicos diagnosticaron sepsis, la bacteria que provoca esta severa infección se desarrolla en aguas cálidas, la bañera con hidromasaje que fue llenada tres días antes de su nacimiento era un medio perfecto para las bacterias de ese tipo.

La sepsis es una respuesta inmune del organismo que amenaza la vida de quienes sufren una severa infección en el torrente sanguíneo.

Ella fue diagnosticada con sepsis, una respuesta inmune que amenaza la vida a una infección con la bacteria Legionella que entró en su torrente sanguíneo.
La experiencia que vivió esta familia sirve como una advertencia para todos los padres, el resultado de un nacimiento bajo el agua puede ser mortal, a pesar de ser ofrecido por los “atributos” puede tener efectos adversos en los neonatos.

La doctora Michelle Barton, de Western University en Londres, Ontario, declaró que

“Cuando usan piscinas calientes y previamente llenas puede haber resultados fatales. A pesar de que llenar la bañera justo antes del parto reduce los riesgos, igual pueden producirse infecciones graves en los recién nacidos cuyos sistemas inmunes son bastante débiles”.

Muchos médicos en Estados Unidos y el Reino Unido no recomiendan los partos en agua, jacuzzis o piscinas con chorros porque tienen mayor riesgo de contaminación y advierten que no llenen las tinas con anticipación porque favorece el desarrollo de bacterias.

Aunque el Colegio Estadounidense de Obstetras y Ginecólogos (ACOG) asegura que este tipo de parto es beneficioso para aliviar el dolor de las madres, la necesidad de anestesia y acelerar el trabajo de parto, hasta el momento no se ha comprobado que los beneficios superan las complicaciones graves ocurridas por partos en acuáticos.

Bathtime

El doctor Joseph Wax, presidente de la citada institución, comentó que “Se recomienda que el parto no se realice en agua”, el agua caliente es el ambiente perfecto para que se desarrollen las bacterias más peligrosas.

“Los bebés no son delfines, aquellos nacen bajo el agua, pero los seres humanos somos mamíferos terrestres”, aseguró uno de los investigadores.

Daily Mail

Es importante que el mundo conozca esta valiosa información, puede salvar muchas vidas. ¡Compártela!