Las enfermedades mentales causan alteraciones en el sistema nervioso de las personas, los pacientes con trastornos psiquiátricos, en algunos casos, deben permanecer bajo vigilancia permanente porque pueden cometer daños contra sí mismos como consecuencia de sus problemas de conducta y efecto de los fármacos que consumen en su tratamiento médico.

En Sussex Oriental, un condado inglés, Natalie Winter, de solo 29 años de edad y madre de un hijo, se suicidó; la depresión que sufría superó la fuerza de voluntad de Winter provocando que acabara con su propia vida.

La mujer entró en depresión en los últimos días del 2016, en plena víspera de año nuevo. Según Alison Shine, la enfermera psiquiátrica de Natalie Winter, su paciente, empezó a tener aumento en el deterioro de su enfermedad a causa de la muerte de una persona que le causó mucha tristeza.

Winter optó por el suicidio después de llamar repetidas veces a la línea de ayuda para salud mental, en total, la mujer trató en comunicarse 18 veces al número que le entregó el Servicio Nacional de Salud Británico para llamar durante sus crisis depresivas.

Natalie Winter escribió antes de atentar contra su propia vida: “He tratado de ahorcarme y no puedo acceder a la línea de salud mental”, ese mensaje se lo dejó a su enfermera psiquiatra personal a las 3:40 de la tarde.

Solo horas después, Winter se ahorcó y el cadáver fue descubierto por David Rylands, un vecino de Winter, el 31 de diciembre del 2016.

Ahora se buscan respuestas de los servidores designados por el estado sobre lo que sucedió ese día con Natalie Winter para así evitar que se repitan situaciones como estas. El personal encargado de las líneas telefónicas se excusó alegando que quizás por tratarse del último día del año, no había personal en las oficinas operadoras cuando ella llamó.

Ante el comunicado de las líneas de ayuda, el forense Alan Craze comentó:

Me parece que esta es una lección que debe aprenderse: debe haber un desvío a otro teléfono”.

Por su parte, Alison Shine, la enfermera psiquiátrica dijo a la investigación forense lo siguiente:

Escuché mi teléfono de trabajo estallar y pensé: No estoy de servicio y no tengo la fuerza emocional para siquiera verlo”.

Para el momento, la enfermera también había perdido a alguien cercano y aseguró que ella también estaba pasando por un estado mental difícil.

Sin embargo, la enfermera asegura que eventualmente miró su teléfono del trabajo y le respondió con un mensaje de texto: “Debes buscar una ambulancia e ir a A&E (Sala de Emergencias)”, a las 5:54 de la tarde. Desafortunadamente, el mensaje de Shine no iba a ser leído por Winter porque su hora estimada de muerte fue entre las 4:10 y 5:00 de la tarde.

Para el forense, la enfermera debió llamar a la policía, a los números de emergencia e incluso a Natalie Winter para asegurarse de que estaba bien, pero la enfermera Shine no procuró en hacerlo, explicó que estas pequeñas acciones pudieron evitar la muerte.

Daily Mail / Mirror / Independent

El médico forense siguió la investigación con la médico de cabecera de Winter, Olivia Hum, quien declaró que Natalie fue severamente adicta a las drogas en los años 2012 y 2013; en ese tiempo sufrió un período de autolesión, pero con tratamiento y terapia estuvo estable para el año 2015 cuando dejó de tomar drogas.

Sin embargo, al principio del 2016 la ruptura de la relación de Winter provocó un aumento en su condición bipolar que la obligó a tener un tratamiento antidepresivo intravenoso de acción prolongada.

Craze tuvo una clara sentencia ante la situación que vivió Natalie Winter y fue la ‘ineficiencia’ de los actores que podían evitar la desgracia. Ahora, el forense espera que el ente encargado de la organización del Sistema Nacional de Salud tome cartas en el asunto para que ajuste y aclare las medidas que se deben tener con un paciente que requiere atención de salud mental.

Debemos estar alerta ante cualquier síntoma de depresión que presenten nuestros seres queridos y actuar antes de que sea demasiado tarde. Comparte la trágica historia de Natalie, paz a sus restos.