Una mujer, cuyo trabajo era organizar vacaciones divertidas, que disfrutaba de ayudar a la gente y dar todo de sí misma para que los demás se lo pasaran bien, ha quedado apenas con la capacidad de respirar, moverse o ver.

Natasha Lynch, de 24 años, procedente de Liverpool, está ahora paralizada desde la cintura hacia abajo y ciega de un ojo, respirando a través de un ventilador y alimentándose a través de un tubo.

Ella luchó por años con una serie de misteriosos e incapacitantes síntomas, antes de ser finalmente diagnosticada con la enfermedad mitocondrial.

Con esto queda escrito el final de su trabajo de ensueño y una prometedora carrera, como representante de vacaciones para TUI, propietaria de Thomson.

Natasha ha dicho: “La parte más difícil para mí ha sido pasar de ser tan activa a estar acorralada en tan poco tiempo, sirviéndome básicamente de las redes sociales para el contacto con el mundo exterior”.

“No puedo respirar por mí misma, y nunca podré hacerlo, sin la traqueotomía y el ventilador”.

“Es difícil ver cómo pasan mis amigos de mí, olvidándose de que todavía estoy aquí, porque no estoy “ahí fuera” poniéndome al día con ellos. Además, la salud física afecta a la salud mental, es fácil caer en la depresión”.

“Pero esto me ha demostrado a mí que hay mucho más en la vida, más allá que tu propia burbuja. He conectado con personas de todo el mundo debido a mi enfermedad, y sé que he apoyado a muchos con sus condiciones también. Eso es parte de lo que me inspira a seguir adelante”.

Ella estuvo de vuelta en el Reino Unido para un período de entrenamiento después de pasar dos años trabajando con niños en centros turísticos de Egipto y Lanzarote cuando se enfermó por primera vez.

Mencionó que empezó a tener constantes resfriados y amigdalitis, y notó que estaba tardando mucho tiempo en recuperarse a finales de 2014.

Luego contrajo una meningitis viral y tuvo que tomar un descanso en el trabajo para ser atendida por sus padres, que vivían en España.

Sufrió más episodios catastróficos de la enfermedad los siguientes años, pasando de perder temporalmente el habla y la memoria, hasta despertar una mañana, en la que se encontró luchando por respirar.

Una serie de médicos lucharon por diagnosticar las raíces del problema, y dijo Natasha que incluso la quimioterapia y un período en un centro especializado de rehabilitación la dejó en un peor estado aún.

Pero un médico finalmente descubrió que su raro grupo de condiciones – mielopía de la médula espinal, migrañas hemipléjicas y miastenia gravis -, podrían indicar que se trataba de la enfermedad mitocondrial.

Tal condición es muy compleja y afecta a todos de manera diferente, según la Fundación Lily.

Las mitocondrias en todo el cuerpo dan a las células la energía para funcionar, pero en los pacientes que sufren la enfermedad, no funcionan correctamente.

No existe cura para esta terrible condición, pero la familia de Natasha ha creado una campaña en Go Fund Me, con el objetivo de recaudar fondos para poder financiar los caros medicamentos que le tienen que administrar y que podrían mejorar y posiblemente extender su vida.

Su familia pide ayuda, relatando la difícil situación por la que Tasha, como la llaman cariñosamente, ha tenido que atravesar:

“Tasha tiene 23 años y en los últimos 2 años su vida ha sido devastada por estas enfermedades raras que cambian la vida. Está paralizada de la cintura para abajo, necesitando un ventilador para respirar y una traqueotomía para tragar. Ciega de su ojo izquierdo y sensible a la luz en su ojo derecho. Incapaz de sostener su propia cabeza sin ayuda. A pesar de todo, Tasha está muy optimista sobre la vida y pasa su tiempo animando a otras personas en todo el mundo.

Desde su diagnóstico, hemos encontrado información de un Hospital de Investigación en Estados Unidos sobre un tratamiento de medicación especializada, que podría mejorar la calidad de vida y posiblemente extender la esperanza de vida.

Debido a que el tratamiento es hecho a medida, es muy caro. Tasha ha pasado toda su vida adulta ayudando tanto a adultos como a niños, y ahora ella es la que necesita ayuda.

Daily Mail / Liver Pool Echo

Es originaria de Liverpool, Reino Unido, pero ahora está viviendo en la Costa Blanca de España y no por culpa suya, no está recibiendo actualmente ningún beneficio financiero de los gobiernos del Reino Unido o España.

Por favor, trate de ayudar a una joven que ha ayudado a tantos. Con su ayuda, se le podría dar una vida nueva, mejor y más larga”.

Si deseas ayudar a la familia de Tasha, puedes hacerlo donando aquí.

Una chica que ha pasado su vida haciendo el bien, todavía tiene esperanza de salvarse. No olvides de compartir esta noticia con todos tus amigos.