Nicholas Murphy, un pedófilo de 45 años de Upton Green, Speke, Liverpool, usó una aplicación de mensajería anónima con intenciones de llevar a cabo un macabro plan: abusar sexualmente de un niño de tres años.

El apodo que él mismo se puso es “Nick el Horrible”, y a través de Kik Messenger discutió sus desagradables fantasías con otros pedófilos. Por fortuna, la policía atrapó a este lamentable ser humano.

En sus conversaciones, le prometió a otro enfermo mental que podía llevarle a un niño de tres años para que juntos abusaran de él. Cuando revisaron los chats de su teléfono inteligente, encontraron un historial con dos hombres que lo incriminaba, además del historial de un grupo de 10 pedófilos que también conversaban sobre sus deseos de abusar de niños.

El arresto pudo producirse ya que la policía se infiltró en ese grupo de chat de 10 pedófilos, fue así como rastrearon su ubicación y llegaron a su antigua casa en Cheshire.

Más adelante, los padres del niño seleccionado por Murphy se enteraron de la situación, no podían creerlo, por supuesto se aterraron… “Fue horrible, me hizo sentir enfermo leer ese chat en el que había detalles gráficos sobre lo que esa bestia quería hacerle a mi hijo”, dijo el papá.

“Bajo el alias ‘Nick el Horrible’ hablaba con otros pedófilos. Había un grupo de 10 que fue desmantelado por una operación policial. Los rastrearon a todos. Es imposible imaginar las tragedias que hubiesen acontecido si no los detenían”, continuó.

Después del arresto en 2016 la sentencia fue retrasada cuatro veces porque debían hacerle los exámenes psiquiátricos. Primero se declaró inocente, más adelante se declaró culpable. Ahora, el 15 de febrero de 2018 lo condenaron a 3 años de prisión por intento de arreglar o facilitar una ofensa sexual hacia un niño.

Asimismo, le hicieron firmar el registro de delincuentes sexuales, listado oficial en el que permanecerá de por vida. Además, se le emitió una Orden de Prevención Sexual. Esto quiere decir que se le prohibió tener contacto con niños que no provengan de su familia y además con previo consentimiento de los representantes.

Liverpool Echo

A Murphy también se le prohibió usar dispositivos con Internet sin que antes las autoridades dispongan de una copia de su historial, no podrá usar ninguna aplicación que funcione con almacenamiento en la nube a menos que antes le haya dado todos los detalles a la policía para que puedan monitorear sus acciones.

Esperamos que realmente este hombre más nunca represente un riesgo para los menores de edad y que, después de cumplirse los 3 años de prisión continúen monitoreándolo muy de cerca. Lo que hizo es escalofriante, la familia del niño que iba a ser su víctima (pero que afortunadamente se salvó) aún debe estar aterrada y tienen todas las razones para estarlo.

Te invitamos a difundir y compartir esta inquietante información entre tus conocidos y allegados. Condenamos las acciones de ese hombre y nos solidarizamos con la familia del niño y con todas las víctimas de abuso infantil.