Para quienes aman la vida animal todo tipo de maltrato a los mismos es inconcebible; pero incluso para quienes este tema no les afecta tanto aún existen cosas que de igual manera les resultan inconcebibles.

Quienes tienen una alimentación completamente vegana, no consumen alimentos que tengan o provengan de un animal se niegan a que algún animal resulte maltratado; y por otro lado, para muchas culturas existen animales cuya carne simplemente no es una opción para alimentarse.

Nikolay, un emigrante de Kazajistán, de 20 años y que vivía de manera ilegal el Rusia fue detenido por las autoridades después de que un grupo de adolescentes llamara a la policía tras presenciar y fotografiar el terrible acto que cometió.

Los jóvenes vieron al individuo cargando el cadáver de un perro en una bolsa, la cual después llevaría a un parque en donde empezó a despellejarlo. Todo esto sucedió en el parque centro-oeste de Rusia, en la ciudad de Chelyabinsk.

Apenas las autoridades fueron informadas llegaron al lugar de los hechos y detuvieron a hombre; cuando fue interrogado, aceptó haber matado al perro y declaró la razón del porqué lo hizo.

Según las palabras del detenido: él había recibido al Husky siberiano como parte de un pago, confesó cómo uso un cable para estrangular cruelmente al animal y eso no era la parte más aterradora de su historia.

El hombre asesinó y despellejó al animal con el propósito de vender su carne como relleno de kebabs. Y eso no es todo, Nikolay declaró haber asesinado a cientos de perros que vendió como carne en una cadena de comida rápida para llevar de kebabs.

Después de que el hombre testificara y pasara una noche en la cárcel fue liberado, le ordenaron que limpiara los restos del cadáver del perro que había dejado en el parque por lo que el hombre se dirigió a la escena del crimen en donde había dejado el cadáver del animal colgado en una pared.

Al llegar a la escena del crimen, Nikolay fue detenido por activistas de animales quienes les ordenan a las autoridades que este crimen no quede sin castigo, el hombre necesita ser condenado por el asesinato de cientos de perros, además de recibir el castigo apropiado por vender kebabs rellenos de carne de perro.

Daily Mail

Debido a su condición como ilegal en Rusia y el crimen que cometió, es deducible que el hombre sea deportado a Kazajistán, se espera que se haga justicia.

Un crimen como este no debe quedar impune, compártelo y alza tu voz.