En la actualidad, con el extendido uso de la tecnología, los niños pueden realmente sorprendernos. Es verdaderamente increíble cómo desde muy pequeñitos son capaces de manejar dispositivos sofisticados, sin que nadie se los hubiera enseñado. Es como si hubieran nacido con un chip incorporado, y lo manejan todo.

Esta realidad a la que muchos padres se enfrentan, pareció tomar muy por sorpresa a la madre de Caitlin, una pequeña de 6 años, que vive en Utah.

A su corta edad, es ya toda una estafadora y ha causado gran sensación en las redes después de la hazaña que hizo tras conseguir ordenar 350 dólares en juguetes debido a que su madre le facilitó el acceso a su cuenta de Amazon.

Recientemente la pequeña había cumplido años, y como regalo se le permitió pedir una Barbie, que la compraron en línea en Amazon. Pero como es lógico a esas edades, la niña estaba ansiosa por saber cuándo llegaría su pedido, así que la madre cometió el grave error de permitirle acceder a su cuenta para que ella misma pudiera ver cuánto demoraría en llegarle su esperado regalo.

Pero cuál fue su sopresa al día siguiente cuando ve llegar al repartidor de la tienda en un camión, y tras depositar un paquete, había otro y otro… y otros más.

Twitter / Ria Diyaolu

Aunque en un primer momento pensó que se trataba de una confusión, fue a su cuenta de Amazon para verificar qué estaba sucediendo, cuando se dio cuenta del gran error que cometió al dejar sin supervisión a la pequeña. La astuta Caitlin había ordenado juguetes, videojuegos y juegos de mesa, que superaban los 300 dólares.

Los alcances de la pequeña sorprendieron tanto a la familia, que una prima suya, Ria Diyaolu, que vive en Arizona, decidió compartir el suceso en sus redes sociales.

“Ella sabía exactamente lo que estaba haciendo cuando lo hizo. ¡Estaba tan sorprendida de que una niña de 6 años supiera cómo hacer un envío con un solo clic al día siguiente!”, dijo Ria.

Y enseguida el hilarante hecho, así como las divertidas fotos de la expresión de la pequeña inundaron las redes. Muchos insistieron en que lo mejor de la anécdota es la “cara de arrepentimiento” de Caitlin.

“Ella está muy orgullosa de sí misma”.

Por su parte, la madre estaba impactada por la capacidad de su hija, y aunque lógicamente recibió la reprensión correspondiente, no dejó de fotografiarla junto a la repartidora que le hizo la entrega, y que consiguió unos pocos minutos de felicidad para Caitlin. Felicidad que no le duró mucho, porque inmediatamente la madre hizo la devolución correspondiente de todo el “arsenal” de juguetes, excepto la Barbie.

“Caitlin ha recibido su castigo, y no tendrá Interntet durante un mes”, relató su prima.

¿Qué opinas de la increíble astucia de esta pequeña? No dejes de compartir la divertida anécdota con tus amigos y no olvides supervisar muy bien a los pequeños de la casa, si no quieres encontrarte con este tipo de sorpresas.