Chapotear en los charcos con tus botas de agua favoritas es uno de los recuerdos memorables de la niñez que muchos atesoramos en el fondo de nuestro corazón. Pero algo que para la mayoría puede ser una experiencia muy común, para otros es un verdadero privilegio, especialmente cuando tu máximo objetivo en la vida es dar al menos un par de pasos.

Es lo que el pequeño Wilson Sweeney, de apenas 2 años de edad, procedente de Halifax, ha tenido que vivir tras padecer una parálisis cerebral, que le afecta en la forma en usa sus 4 extremidades.

Pero para este pequeño luchador, el tener una parálisis no ha sido impedimento para divertirse chapoteando en los charcos, como lo disfrutaría un niño normal.

Con un poco de ayuda de su grandiosa y amorosa mamá, Wilson pudo chapotear en un charco por primera vez. ¡Y sus carcajadas de alegría son realmente adorables!

Kid Jumps For Joy In Puddle

This kid with Cerebral palsy splashing in a puddle for the first time has well and truly set me off 😭❤️

Publicada por Pretty 52 en Jueves, 9 de agosto de 2018

Wilson tiene problemas con el control muscular, el equilibrio y la coordinación. También tiene espasticidad en las caderas, lo que le causa rigidez en las piernas. Por lo tanto, tareas como gatear, cruzar y sentarse son muy desafiantes para el pequeño.

Es por eso que para su familia, el hecho de que haya podido chapotear como un niño más, es un hito de gran importancia, por lo lo compartieron en línea:

“Wilson nunca chapoteó en un charco hasta hoy. Algo tan simple y algo que a cada niño le encanta hacer. Wilson no es la excepción, tuvo el mejor momento”.

El niño fue diagnosticado con leucocidina Panton-Valentine (PVL) cuando tenía solo 13 meses de edad. Esto condujo a un diagnóstico adicional de Parálisis Cerebral.

La familia de Wilson ahora está buscando recaudar casi 100,000 euros para la cirugía de rizotomía dorsal selectiva (SDR), que podría permitirle caminar un día sin ayuda.

La intervención tendría que ser relizada en el extranjero, ya que en su país no disponen de la técnica necesaria para hacerlo. Por lo que pidieron la colaboración del neurocirujano pediátrico de renombre internacional, el Dr. TS Park, del St. Louis Children’s Hospital de Missouri.

Se espera que los fondos recaudados cubran la cirugía y el cuidado posterior, así como la fisioterapia y cualquier equipo especializado necesario, por lo que crearon la página web  WillingWilson JustGiving para ese fin.

“Todavía no es capaz de sentarse, gatear, ponerse de pie o caminar de forma independiente, pero está tan decidido y se esfuerza mucho, la hermana mayor de Wilson es un poco menor que él y él siempre la está mirando y ¡quiere hacer todo lo que ella puede!”

Los padres de Wilson desean que su hijo se libere del dolor que le ocasiona la espasticidad y algún día pueda sentarse solo, caminar y tal vez incluso correr junto a Ava jugando como un niño normal.

“Sólo queremos que él tenga la oportunidad de hacer las cosas que todos damos por sentadAS”.

Newsflare

Moverse, caminar, saltar, jugar… en fin, hacer una vida normal para muchos es algo en lo que ni siquiera nos detenemos a pensar. Pero ver a este pequeño desbordado de felicidad por algo tan simple como chapotear en un charco, es algo que nos emociona y al mismo tiempo es una gran lección de vida.

Esperamos que pronto esta familia pueda conseguir su meta con el apoyo de todos los que lean su historia. Si deseas ayudar al pequeño Wilson puedes hacerlo aquí y no dejes de compartir su conmovedora reacción en tus redes.