Un inquietante encuentro cara a cara con un enorme tiburón blanco justo al sur de Chatham, Massachusetts, en las costas de Cabo Cod, este domingo dejó a una familia de Yarmouth con el corazón en la boca.

Tim Boston, de catorce años, estaba en el bote de pesca de su familia sobre Stone Horse Shoal alrededor del mediodía cuando junto a su padrastro logró enganchar un robalo rayado; pero no tenía idea de cuán grande sería el “pez” que estaba a punto de atraer con esa apetitosa carnada.

El padrastro comenta: ¡Es muy grande!, mientras Tim dice que está teniendo problemas para sujetarlo.

En las imágenes se puede ver cómo el padre intenta coger el pez del anzuelo, cuando de repente sale del agua el tiburón. ¡Vaya susto, pero son las leyes de la naturaleza!

¡Basta con mirarlo de cerca y es como para que se le pare el corazón a cualquiera!

El gran tiburón blanco saltó fuera del agua y dio un mordisco gigante a la caña de pescar que sostenía el niño a sólo centímetros donde estaban el chico y su padrastro, mientras su madre Tabatha Eldridge, capturaba la terrorífica escena con su teléfono.

El video fue publicado inicialmente por la madre, que después lo compartió “The Atlantic White Shark Conservancy”, y al momento tiene casi 200.000 reproducciones.

“Grité y regresé a la cabina. Pensé que saltaría hasta el bote”, dijo Tim.

“Temblando de miedo, dijeron que al instante se dieron cuenta de que era un temible tiburón blanco” ¡Era inconfundible!

“Tan pronto como vi sus ojos, apenas salió del agua ¡simplemente lo atravesó!”, dijo la madre.

Tim, por su parte, recuerda con terror el momento en que pudo ver cómo abría sus enormes mandíbulas listo para servirse su apetitoso aperitivo.

En las imágenes se ve al niño de espaldas mientras se esfuerza en arrastrar hasta el barco el pescado que acaba de capturar, mientras el esposo de su madre le anima con alegría: “¡Es uno grande!”. La única parte del pez que quedaba en el anzuelo era su cabeza.

Cuenta que además el tiburón no se detuvo allí: “Volvió de nuevo, y fue entonces cuando me asusté aún más”, dijo Tim.

El tiburón comenzó a dar vueltas alrededor de su bote de pesca, mientras se comunicaban por radio con los barcos cercanos.

“El tiburón se acercó y golpeó el costado del bote, le lanzé un poco de spray y grité como una niña”, dijo Eldridge.

NBC Boston

Finalmente, lograron conducir al bote lejos del peligroso animal, y Tim al menos tuvo la mejor hazaña del verano que contar a sus amigos.

No te vayas sin compartir las impactantes escenas de este peculiar encuentro tan cercano que tuvo esta familia con uno de los animales más temidos del océano ¿Cómo habrías reaccionado tú?