Los más pequeños están en constante movimiento, esa es su naturaleza, lo normal de un niño saludable y feliz es que quiera descubrir el mundo que le rodea por sí mismo motivado por la curiosidad el juego.

Por eso debemos permanecer siempre alertas y acondicionar el entorno para garantizar su seguridad y minimizar los riesgos, aunque a veces se ocurren accidentes en cuestión de segundos que pueden tener consecuencias fatales.

Recientemente salió a la luz el vídeo grabado por las cámaras de seguridad de una tienda Apple en China en la localidad de Chengdú donde se puede apreciar cómo un niño de cuatro años terminó con múltiples lesiones en su rostro después de que se quebrara una puerta de cristal.

El cristal quedó pulverizado causando en el pequeño heridas de hasta tres centímetros de profundidad.

El accidente ocurrió el pasado 18 de marzo, cuando el niño jugaba junto a su primo con la puerta corrediza de la tienda, una de ellas llegó al final del riel y se rompió.

En el vídeo se puede apreciar cómo la madre acude enseguida a ayudar al niño y sale corriendo del establecimiento, de acuerdo con la información de los medios locales, ella habría reclamado al propietario de la tienda Apple un monto de 25.000 euros por concepto de indemnización por los daños físicos y psicológicos causados a su hijo alegando que después del hecho le ha costado relacionarse en el colegio.

El encargado de la tienda asegura que pagó los gastos médicos asociados al tratamiento del niño y alega que en el momento del accidente la madre no estaba supervisando a su hijo adecuadamente.

EP

La grabación deja en evidencia en el momento en el que se rompió la puerta la madre no estaba prestando atención a su hijo ni a su sobrino ignorando el peligro que corrían al jugar con las puertas de cristal de esa manera.

¿Tú qué opinas? ¡Comparte esta noticia, puede servir para ayudar a otros padres a prevenir!