Un trágico accidente ha conmocionado a la comunidad educativa Toribio Rodríguez de Mendoza, de la ciudad de Chachapoyas, en Perú.

El suceso tuvo lugar el pasado 11 de noviembre, después de que un autobús que iba cargado de adolescentes futbolistas de la categoría sub-14, se despeñara por un precipicio casi 100 metros abajo.

Los menores entre 13 y 14 años de edad viajaban junto a su profesor y entrenador para un encuento deportivo. Pero les sorprendió la tragedia, y hasta la fecha tanto el conductor, como 6 de los menores, han sido declarados fallecidos.

El conductor del autobús fue identificado como Eduardo Meza Arévalo.

En el autobús viajaban cerca de 15 alumnos del colegio Toribio Rodríguez de Mendoza.

El fatal accidente ocurrió en la vía Rodríguez Mendoza, pero hasta el momento se desconocen las causas del percance. Aunque se dio a conocer que durante esos días amenazaron fuertes lluvias en zonas aledañas.

El Cuerpo de Bomberos, servicios de emergencia y oficiales de la policía se presentaron en el lugar para prestar la ayuda inmediata.

Después de prestar los primeros auxilios pertinentes, se declararon 11 heridos que fueron traslados al hospital general, de los cuales 2 menores se encuentran en estado de gravedad.

Las autoridades todavía se encuentran trabajando para confirmar el número de víctimas mortales, que podría ascender.

El gobierno peruano, por su parte, emitió un comunicado al respecto:

Además, comunicó que 30 policías se encuentran en la agreste zona realizando junto al cuerpo de Bomberos, las labores de rescate e identificación de los cuerpos.

También comunicó que se dispuso de una aeronave para que trasladara a los dos menores heridos de gravedad.

Las autoridades del colegio lamentaron profundamente la tragedia y el coliseo fue el escenario del último adiós para los 6 menores fallecidos. Momentos desgarradores vivieron sus compañeros y sus familiares, que no podían creer en la abrupta partida de los adolescentes.

Los menores viajaban para representar a su colegio en la fecha final de la Copa Federativa de su localidad.

Entre cánticos y lágrimas, los féretros de los adolescentes ingresaron al local donde los esperaban sus familiares, amigos y autoridades del lugar.

“Siempre los recordaremos como los pequeños amantes del fútbol”, dijo uno de los presentes.

La Federación Peruana de Fútbol y la empresa cuyo bus descendió a 90 metros de profundidad, Grupo Horna SAC, lamentaron el infortunio y se comprometieron a apoyar a sus parientes en este trágico momento.

Mientras tanto, algunos menores han sido dados dados de alta, mientras que otros fueron llevados a la capital en espera de su recuperación.

Peru21

Es una verdadera tragedia, que lamentamos profunfamente. Mucha fortaleza a sus familiares y a sus compañeros que tienen que seguir su vida escolar con 6 puestos vacíos.

¡Vuelen alto, pequeños amantes del fútbol! Comparte esta noticia como una muestra de solidaridad con los afectados.