Pasaron muchos años para que condenaran a cadena perpetua a un hombre que abusó y mató a una niña de 4 años que su novia niñera (babysitter) estaba cuidando en 1999.

Keith Wilson, de 46 años, fue sentenciado en Florida, Estados Unidos, por la muerte de Pilar Rodriguez. Su ex novia, Melissa Harding, había declarado en la Justicia cómo Willson le pegó a la niña hasta matarla y después abusó de ella. Además intentó enterrar el cadáver de la niña.

Keith Wilson abusó sexualmente, maltrató y mató a una niña de 4 años.

Harding, que trabajaba para los padres de Pilar en Fort Lauderdale, se había llevado a la niña para pasar dos semanas de vacaciones y visitar a Wilson, que vivía en Punta Gorda.

A pesar de que la familia reportó la desaparición de la niña, ni Harding ni Wilson fueron arrestados en esa época.

No fue hasta 2009 cuando, después de un gran esfuerzo realizado por los detectives de Punta Gorda, Harding finalmente confesó que estaba involucrada en el crimen. Le dijo a la Policía cómo en las dos semanas que pasaron en la casa, Wilson le pegó, torturó y violó a Pilar.

Melissa Harding, la niñera culpable de la muerte de la niña.

Los documentos que se mostraron en la Corte describían cómo Wilson ató a Pilar a la cama con una correa y la hacía permanecer despierta durante la noche.

En otras ocasiones, le pegaba a Pilar en la cabeza y la forzaba a usar el collar del perro. También le cortó el pelo para que se pareciera a un niño.

Días después de su muerte, violó nuevamente al cuerpo de la niña.

Pilar Rodriguez fue sometida a terribles abusos antes de morir.

Cuando desapareció la niña, Harding le había dicho a la Policía que estaba celoso porque el padre de Pilar había tenido relaciones sexuales con ella.

Un día antes de su muerte, Wilson golpeó tan fuerte a Pilar que le apareció un espacio negro y blando en la cabeza, lo que le causó fuertes dolores de cabeza, nauseas y diarrea.

Murió y, según Harding, Wilson envolvió el cadáver en una manta y la puso en el baúl de su auto. Su padrastro testificó luego que vio el pie de la niña saliendo de la manta.

En el 2009 la Policía retomó la investigación.

La Policía recuperó una manta de Winnie the Pooh en el drenaje del lago que coincidía con la descripción del que le pertenecía a Pilar.

En 2009, un grupo de detectives registró la casa, como resultado de ese testimonio de la mujer, que para ese entonces estaba casada con otro hombre y con dos hijos propios.

Le contó a la Policía cómo Willson mató a la niña y se deshizo del cadáver. Para testificar contra él, pidió una reducción de la acusación en su contra. En el 2013, Wilson fue acusado de la muerte de Pilar pero recién fue condenado este año. Su abogado aseguró que quiere pedir libertad condicional pero que depende del Juez.

Pasaron 18 años para que el homicidio de Pilar se resolviera y condenaran al culpable ¿Qué piensas al respecto?

Este hombre finalmente cumplirá una condena por el aberrante crimen.

Daily Mail

Fue un crimen atroz, ningún castigo será suficiente para los responsables. Escríbenos tu opinión y comparte la nota.