California se encuentra desolada por un reciente suceso en el que se ha destapado el horror en el que eran mantenidos los 10 hijos de la pareja Allen-Roberts, después de que salieran a la luz las condiciones infrahumanas y de extrema insalubridad en las que vivían los pequeños entre 4 meses y 12 años de edad.

Se trataría de la “nueva casa de los horrores”, un caso muy similar a los Turpin, la pareja de California que torturó y abusó de sus trece hijos. Ahora, todo el país vuelve a conmocionarse con las escenas de terror encontradas en el interior de la vivienda, que ya son de dominio público.

En el condado residencial de Solano, en la población de Fairfield, nadie fue capaz de sospechar de ellos. Hasta que la policía local descubrió que la pareja torturaba, quemaba, golpeaba, abusaba y hasta disparaba con una escopeta de aire comprimido a sus 10 hijos.

Los chicos finalmente fueron rescatados por las autoridades el pasado 31 de marzo y ahora los padres se enfrentan a la Justicia para justificar el maltrato que han sufrido los pequeños.

Los hechos se destaparon cuando la propia madre, Ina Rogers, de 31 años de edad, denunciara la desparacición de su hijo mayor, después de una discusión que tuvieron ambos.

Debido a que la mujer le quitó su tablet, el chico se escapó y lo hallaron escondido detrás de un arbusto. Al llevarlo ante sus padres, dieron con la vivienda y los oficiales quedaron atónitos al descubrir las deplorables condiciones en que habitaban.

La oficina del aguacil del Condado de Solano ha comentado que cuando los niños fueron rescatados se sorprendieron de lo “asquerosa e insalubre” que estaba la casa. Además, vieron cómo los pequeños tenían todo tipo de heridas, quemaduras, moretones y señales de disparos de perdigones.

“Dormían rodeados de basura, alimentos podridos, excrementos animales y humanos y en puro desorden. Había partes de la casa que eran intransitables”, señaló el teniente Greg Hurlbut.

Además aseveró que las torturas fueron intencionales, provocadas por un “deseo sádico”. Y tras varias semanas de interrogatorios, lograron confirmar el verdadero horror que se vivía al interior de la vivienda; tras conseguir declaraciones de los pequeños, descubrieron que los abusos y los maltratos fueron persistentes durante años.

“Se te parte el corazón y te duele profundamente el saber que un padre o cualquier otra persona puede cometer este tipo de actos”, señaló la vicefiscal sharon henry.

El padre, Jonathan Allen, de 29 años, así como la madre, por su parte se han declarado inocentes; y su fría reacción y vacío argumento es lo que más ha indignado a la comunidad en general.

La mujer se dignó en defender que ambos eran “excelentes padres” y que las lesiones de sus hijos eran típicas de la edad.

“Mis hijos sólo tenían moretones por jugar entre ellos. No había cicatrices mayores ni huesos rotos”, dijo con seguridad Ina Rogers, la madre.

En un último desesperado intento por dar una apariencia de que no pasaba nada, Rogers dio una conferencia de prensa a los medios en las puertas de su casa, dejándolos evidenciar el caos, para luego justificar que el desorden se debía a la intervención policial.

Según la mujer, los chicos dormían todos juntos en la misma habitación y tenían las cunas guardadas en un armario. El resto de las piezas se utilizaban como salón de juego y una sala de meditación.

Tras los interrogatorios realizados a los chicos, Jonathan Allen acusado de siete cargos de tortura y nueve cargos de abusos de menores; y permancerá detenido por una fianza de 5,2 millones de dólares.

Mientras que su pareja y mamá de las víctimas, Ina Rogers, fue liberada tras el pago de una fianza de 10 mil dólares.

En medio del ruido mediático provocado, la abuela materna, Wanda Rogers, ha intervenido llamando “monstruo” a su yerno y ha revelado la verdadera personalidad de uno de los perpetradores:

Daily Mail

“Él cogía al bebé y lo golpeaba en la cara. Le ponía cinta adhesiva en la boca para que se callara”.

Así encontraron los oficiales la “nueva casa de los horrores”

Esperamos que estos desalmados paguen por todos sus abusos y que los pequeños puedan superar el trauma de vivir bajo la tutela de estos monstruos.

¡No te vayas sin compartir esta impactante noticia y condenar el maltrato!