La mayoría de las parejas al enterarse de que se convertirán en padres, hacen todo lo posible para darles lo mejor y al tener al bebé junto a ellos lo protegen de cualquier cosa.

De hecho la mayoría de las veces el primer bebé de una pareja suele estar sobreprotegido y termina siendo un poco más dependiente que los hijos menores. Eso no algo de qué preocuparse, es natural que los padres quieran cuidar a su bebé, que es un ser completamente dependiente y vulnerable. Con el tiempo, van cediendo ante ciertos temores.

Pero es un instinto, sea cual sea la edad de los hijos protegerlos y alejarlos de cualquier cosa que pueda representar un peligro.

Sin embargo, un hombre en Indonesia ha sido arrestado por poner en peligro la salud de su propio hijo. Identificado como Muzammil, de 36 años y residente de la Isla de Madura, fue encontrado por la policía local después de publicar una foto en las redes sociales que los alarmó.

Se trataba de un bebé de menos de un año al que le pusieron un cigarrillo en la boca y le tomaron una foto, ya que le parecía divertido subirlo a las redes sociales.

La foto fue tomada por la madre pero se desconocen los motivos por los cuales no fue arrestada. Muzammil, por su parte admitió que sentó al bebé y lo sostuvo por sus brazos ya que le daba miedo que se quemara con la ceniza.

“Lo hemos arrestado por poner un cigarrillo en la boca del bebe, aunque se trate de su propio hijo”, dijo un portavoz de la policía.

Metro / DailyMail

Aunque no existe en la ley nada específico por obligar a un niño a fumar es posible que Muzammil, sea condenado al menos a seis meses de cárcel por maltrato infantil, bajo la Ley de Protección Infantil. Fumar es algo muy común en Indonesia y se estima que al menos el 63% de la población masculina lo hace, mientras que solo el 5% de la población femenina resulte fumadora.

No obstante, esto no es una excusa para someter a un bebé a los tóxicos y al peligro de quemarse que puede representar un cigarrillo. Además, la población de menores de edad que se han convertido en fumadores activos pasó de 7,2% a 8,8 entre 2014 y 2016.

No olvides compartir esta historia y expresar tu rechazo ante situaciones como estas.