El cuerpo de un pequeño niño apareció el 20 de octubre de 2017 en las playas de Galveston, Texas, Estados Unidos y, desde entonces, no han podido determinar quién es o cómo fue que su cuerpo llegó a este lugar.

El jueves pasado, las autoridades tomaron una decisión inusual al develar a los medios la foto del niño muerto, esperando que alguien lo reconociera y pudieran determinar su identidad.

Aún no se ha podido conocer cómo murió, pues la autopsia no ha podido determinar la causa de su muerte. No se ahogó, sin embargo, había signos de abuso en su cuerpo, estaba muy delgado (su peso era la mitad del correspondiente a su edad) pero concluyeron que las heridas no eran fatales.

En esta playa encontraron el cuerpo del niño.

Durante estos tres meses el Departamento de Policía de Galveston ha recibido cientos pistas, pero ninguna que llegara a un dato certero.

Por eso esperan que la foto pueda ayudarlos a descubrir qué sucedió. Sin embargo, desde el Departamento de Policía informaron que, en la imagen, eliminaron los signos de descomposición para ayudar a la identificación.

Cuando encontraron el cuerpo del niño, al que han llamado “Pequeño Jacob” (Little Jacob), la policía publicó un dibujo de su rostro, pero nadie reclamó su cuerpo.

Este es el dibujo que publicaron del pequeño Jacob.

El pequeño Jacob no concuerda con la descripción de ningún niño perdido en la zona ni en todo Estados Unidos.

Ni siquiera las huellas dactilares o el ADN coinciden con la base de datos nacionales. Sin embargo, por la edad del niño, es poco probable que sus datos estuvieran allí.

Para uno de los responsables de la Policía de Galveston, Joshua Schirard, la publicación de la foto ha sido el último recurso, y el detective Jeff Banks asegura que es posible que alguien haya visto el dibujo y no reconociera al niño, pero quizás eso cambie con la imagen.

Jeff Banks explicó a la prensa la decisión de publicar la foto.

“Realmente no tenemos otras opciones” asegura Banks “Lo más importante es que lo identifiquemos. Odio que tuviéramos que revelar la foto. Es terrible. Pero creo que al final del día el objetivo mayor es identificarlo”.

Los investigadores creen que el niño falleció dos o tres días antes de que su cuerpo fuera hallado en el agua de la playa Stewart.

Teniendo en cuenta la marea, creen que el cuerpo fue arrojada al agua entre 12 o 48 horas antes de que lo encontraran, al este de donde lo encontraron.

Además tenía señales de abuso y abandono, pero ninguna de las heridas que tenía fueron tan graves como para quitarle la vida. Sin embargo, investigan su muerte como homicidio.

“Alguien debe haberlo visto, ese niño merece que lo identifiquemos y que tenga un entierro, pero para que esto pase, la participación del público es absolutamente crucial aseguró Schirard.

Joshua Schirard espera que puedan identificar al Pequeño Jacob.

El FBI ofrece una recompensa de $10.000 por información que lleve a identificar al pequeño Jacob. Quien tenga datos debe llamar al 1-800-CALL-FBI.

Después de dar a conocer la foto, el Departamento de Policía recibió una serie de datos que parecían señalar que el pequeño era Aaron David Parra Nogueda, que está desaparecido en Guerrero, México, pero los detectives confirmaron que no es el pequeño Jacob.

Esta es la foto que publicaron del Pequeño Jacob, advertimos que puede herir la sensibilidad de algunas personas.

Galveston Police Department

Comparte la noticia de este hallazgo, esperamos que pronto puedan dar con los familiares del pequeño y las causas de su lamentable muerte.