El amor de los padres es un sentimiento que busca la protección de los hijos ante un eminente peligro, siempre procurando velar por su bienestar. Pero en algunos casos hay incidentes que trágicamente atentan contra su vida.

Lamentablemente esto fue lo que le sucedió a esta familia que vivió la desgarradora experiencia de perder a su hijo tras un terrible accidente donde el padre lo atropelló en vísperas de Navidad.

El pequeño Stelios Karsas, de 19 meses, fue atropellado por el auto que presuntamente era conducido por su padre Stephen en las afueras de Friends Fish and Chip Shop en Minsterley.

Un vecino que pidió mantener el anonimato comentó que pareciera que el padre estaba tratando de estacionarse en un pequeño espacio, pero golpeó al niño accidentalmente.

Otros vecinos confirmaron que los servicios de emergencia estuvieron en la escena al menos cuatro horas tras el accidente que involucró al vehículo marca Hyundai, modelo Santa Fe.

Una ambulancia y tres paramédicos fueron los primeros que llegaron al lugar. Al frente del auto atendieron al pequeño y también le prestaron servicio médico al padre que al parecer se encontraba en estado de shock.

El niño fue atropellado fuera de la tienda familiar de pescado y papas fritas. Fue un trágico accidente.

Los policías y agentes forenses estuvieron en el lugar recopilando las evidencias sobre este terrible suceso, sin embargo, no revelaron ninguna información sobre las circunstancias que rodearon esta colisión.

El niño de dos años fue declarado muerto en el mismo lugar tras sufrir un paro cardíaco. ¡Qué dolor tan grande!

Devastadoras imágenes muestran las manifestaciones de solidaridad a esta familia que atravesó la peor experiencia de sus vidas.

Clive Mallin, de 62 años, un ex-vendedor visitó a la familia del niño la noche anterior al día de la tragedia, estaba muy afligido por Stephen. La noche anterior Stelios estaba feliz y emocionado por la Navidad.

Muchos hicieron acto de presencia para rendir un homenaje al pequeño de casi dos años. La Iglesia Metodista local también abrió sus puertas para permitir a los residentes dejar una vela encendida en memoria de Stelios.

Una portavoz del Servicio de Ambulancia de West Midlands agregó que cuando llegaron las cuadrillas encontraron a un niño en paro cardíaco a quien le habían administrado reanimación cardio-pulmonar luego de una colisión con un coche.

Inmediatamente el personal de la ambulancia se hizo cargo de la reanimación y continuó con el soporte vital avanzado como equipo. Pero, a pesar de los esfuerzos no se pudo hacer nada para salvar al niño que había muerto en la escena”.

Mark Cranfield, oficial investigador de la policía de West Mercia, instó a las personas que habían sido testigos del accidente o que tuvieran alguna información relevante sobre el suceso que se comunicaran citando la referencia del incidente 245 del 21 de diciembre.

The Sun

Esta es una historia devastadora, llena de dolor y profunda tristeza. Comparte nuestras condolencias. Vuela alto pequeño ángel.