Las redes sociales en la actualidad ocupan un lugar importantísimo en nuestras vidas. Desde conectar con amigos que llevabas tiempo sin ver, hasta dar con los criminales más buscados, pasando por estar al tanto de las últimas vacaciones de tu mejor amigo. Pero una de ellas en especial, como lo es Twitter, se ha convertido en menos de una semana en el aliado principal para un desesperado padre.

Sergio Martínez, un padre residente en la zona de Villaverde Alto, en Madrid, España, acudió al poder de las redes sociales en vista de que su pequeño Manuel, de 20 meses de edad, entró en una verdadera crisis tras perder a su peluche amado, una gallina de nombre Kiki.

“Cada mañana, cuando se despierta, mi hijo pregunta dónde está Kiki. Y eso a un padre le rompe el alma”, comentaba a través de Twitter.

Como último recurso hizo una petición en su cuenta de Twitter, con la esperanza de encontrarlo. Pero jamás imaginó que un mensaje tan simple como ese, pero tan auténtico y sincero, proveniente de un padre que lo único que quiere es hacer feliz a su hijo, haya tenido tanta resonancia… ¡Y las redes explotaron!

La publicación ha conseguido hasta el momento más de 7.000 reacciones, desatando un auténtico debate en torno a la angustia de este preocupado padre, que se ha hecho viral. Puedes seguir el hilo de la conversación aquí y te aseguro que te quedarás sorprendido.

Kiki, la gallina perdida… ¡Mírala bien!

En vista del apoyo masivo, Sergio dio detalles específicos de la pérdida de la mejor amiga de su pequeña, y es impresionante cómo todos los que han seguido de cerca este caso, no han dejado de estar al tanto de cada avance con la esperanza de que Manuel recupere a Kiki.

Una ola de comentarios en línea no tardó en llegar, y no faltaron quienes a pesar del gran apoyo obtenido por la comunidad, criticaran la actitud sobreprotectora de este padre llegando a darle lecciones de cómo debía educar a su hijo:

“Y si enseñamos desde pequeños al desapego de las cosas materiales… Igual es una opción y no quiero parecer lo que no soy pero a veces las cosas se pierden o hay que cambiarlas”, dijo una usuaria.

Definitivamente, es lo que implica estar expuesto en las redes y Sergio fue muy consciente de eso, por lo que con una ejemplar paciencia y fina educación, se dispuso a contestar cada uno de los comentarios en tono agresivo, o que juzgaban “el lío que había montado” sólo por un “simple peluche”.

“Con 20 meses si puedo conseguir otra Kiki, lo intento, quizás sea un error y por eso no dejo de ser el peor ni el mejor padre del mundo. Ya le enseñará la vida todo pero pasito a pasito. Aún así muchas gracias”, publicó el padre.

E inmediatamente, se ganó el respeto y admiración de muchos más:

Otros, por su parte, aprovecharon la oportunidad de darles su propia medicina a aquellos que decían que la “vida tiene suficientes sin sabores”, y que el niño debía aprender a que “no se puede obtener todo lo que se quiere”:

Pero ciertamente Sergio se ha mostrado muy por encima de las críticas y lo único que de verdad quiere es poder encontrar una solución. ¡Y vaya que las redes funcionan!

La juguetería fabricante del peluche, Juguetes Famosa, escuchó sus súplicas, pero la noticia no era precisamente lo que quería escuchar. Aunque dijeron que el juguete ya estaba descatalogado, estarían dispuestos incluso a producir uno nuevo:

Y para cerrar con broche de oro el tema, la misma Guardia Civil hizo eco de la publicación extendiendo un mensaje de apoyo a Sergio Martínez:

Esperamos que de verdad la viralidad de esta publicación llegue lejos y cumpla el objetivo de hacer feliz a un niño que echa de menos a su mejor amigo.

¿Y tú piensas que Sergio actúa bien como padre moviendo cielo y tierra para satisfacer a su hijo? Déjanos saber tu opinión y compártelo en tus redes.