Las cámaras de seguridad registraron el estremecedor momento en el que un hombre con la cara cubierta intentó raptar a una niña del brazo de su padre mientras caminaban por una calle en China.

El hecho ocurrió el pasado lunes cuando un hombre intentó secuestrar a la menor en una calle de la ciudad china de Jiamusi, al noreste de China. El sujeto vestido de negro y cubriendo con una capucha su rostro, observaba al padre y a su niña cuando se detuvieron a comprar en un comercio.

Finalmente, cuando se disponían a abandonar el negocio, él se acercó y trató de arrebatarle a la niña al padre. Pero el padre reaccionó de inmediato propinándole una fuerte patada que lo obligó a retroceder  y abandonar el lugar.

Según los testigos, no era la primera vez que veían al secuestrador en las inmediaciones de la tienda.

El oportuno movimiento del padre que le dio una patada contundente en la ingle al secuestrador salvó a la niña de ser secuestrada.

Los comerciantes informaron haber visto al hombre merodeando en la zona desde hace un par de días, y aseguran que no era la primera vez que trataba de secuestrar a un niño.

El vendedor de la tienda de comida donde se encontraban el padre y la niña comentó que “Hizo esto hace tres o cuatro días, tratando de arrebatarle una niña a una madre en la calle. Parece sufrir alguna enfermedad mental”.

Las autoridades policiales advirtieron a los ciudadanos que denunciaran cualquier situación similar.

En una entrevista que ofreció a un medio de comunicación, un representante de la policía local de Fujim, aseguró que no habían recibido denuncias de este tipo, por tanto instan a la población a ponerse en contacto con la policía de inmediato en caso de sufrir un intento de secuestro o percibir la presencia de una persona con actitud sospechosa en la calle.

Daily Mail / Mirror

El video de este padre rescatando a su pequeña ha sido visto por miles de personas alrededor del mundo y ha servido para crear consciencia acerca del peligro que representaría un momento de distracción al transitar por la calle con nuestros niños.

¡No te vayas sin compartir estas escenas con tus seres queridos! Afortunadamente, solo se trató de un gran susto.