Una madre siempre quiere lo mejor para sus hijos, y siempre trata de protegerlos de los peligros de la vida. Lo que nadie podría imaginar jamás es que en tu propia casa, tus hijos es donde más riesgo pueden correr. Es lo que le sucedió a esta desdichada mujer, teniendo la peor de las suertes.

El padre de sus 3 hijos tuvo un altercado en el apartamento familiar con ella, lo que terminó en el asesinato de todos sus pequeños, incluyendo a su bebé de ocho meses. 

El hombre de 33 años, identificado como Robert Hodges fue arrestado el jueves por el horrorífico incidente de violencia doméstica, que tuvo que presenciar su esposa. Los oficiales de la Patrulla de Carreteras de California lograron atraparlo después de que se dio a la fuga de la escena del crimen, interceptándolo por la avenida Interstate 80 en Sacramento Oeste, California.

Horas antes, la policía había recibido una llamada del complejo de apartamentos en Sacramento Oeste por un incidente de violencia doméstica. En el camino al apartamento, recibieron una segunda llamada, diciendo que los niños posiblemente estaban muertos.

La policía y las primeras personas que respondieron trataron de salvar las vidas de los niños – un niño de 11 años, una niña de nueve años y un niño de ocho meses –, pero los tres fueron declarados muertos en el lugar.

Para entonces, Hodges ya había huido. La policía no dio más detalles sobre los niños, incluyendo la forma en que murieron. Sin embargo, informes previos corroboran que la madre de los niños fue testigo de su asesinato.

El Sargento de la policía Roger Kinney dijo que la madre, quien ha preferido ocultar su identidad, no fue testigo de los asesinatos, pero que “estaba muy cerca”. Él dijo que ella efectivamente fue víctima de violencia doméstica, pero que no sabía de la magnitud de sus heridas.

“Es horrible y es muy difícil de comprender este caso, esta investigación no va a tomar horas, ni días, va a tomar mucho, mucho tiempo para entender lo que pasó allí”.

La bisabuela de los niños fallecidos dice por su parte que los familiares no estaban al tanto de las disputas matrimoniales anteriores.

Irene Aiello confirmó que la pareja había estado casada más de una docena de años y que tenían un niño de 11 años, una niña de 9 años y otro niño, nacido en enero. Ella dice que los tres eran niños hermosos.

También comentó que los abuelos todavía no han hablado con su nieto, Hodges, ni su esposa. Hodges fue destinado a la cárcel del condado de Yolo por tres cargos de asesinato y un cargo de intento de asesinato.

Una vigilia a la luz de las velas está programada para las 7 pm del jueves por la noche en la “Southport Elementary School”.

Kinney dijo que enviarán un sacerdote para ayudar a los vecinos de las víctimas.

“Los oficiales están absolutamente afectados, junto con los bomberos, y ciertamente la familia y los vecinos”, dijo. “Es horrible y es muy difícil de manejar”.

Daily Mail

Un horrible hecho verdaderamente incomprensible. Solo un despiadado y enfermo mental puede ser capaz de matar a sus propios hijos y causarle ese terrible dolor a su madre. Esperamos que se haga justicia y que la madre tenga toda la fortaleza que necesita para sobrellevar tan lamentables e irreparables pérdidas.

Comparte esta estremecedora noticia, alza tu voz contra la violencia.