“Perdimos la batalla, pero ganaremos la guerra”, son las desgarradoras palabras del padre de la niña que fue atacada brutalmente por su propia madre y que exige que todos los maltratadores sean encarcelados.

Cuando la pequeña Evie McMahon tenía ocho meses, se quedó con los ojos negros y la cara hinchada después de ser golpeada con un utensilio de cocina por su madre en 2016.

A pesar de la severidad de su ataque, su madre, Lorien Norman, ahora de 28 años, salió libre de un tribunal de Australia del Sur con solo una buena fianza de comportamiento y una multa de 500 dólares.

Según el parecer del padre de la pequeña, Shane McMahon, y para cientos de personas que han reaccionado con indignación frente a la sentencia, el castigo fue demasiado leve, por lo que decidió proponer un proyecto de ley solicitando penas más duras para los perpetradores de violencia doméstica.

“Elaboramos un proyecto de ley sobre el tema de la protección infantil y la violencia doméstica. Queremos una sentencia de cárcel obligatoria para los perpetradores”, dijo McMahon a los medios.

Sin embargo, a pesar de contar con el apoyo de un político del sur de Australia, tristemente su proyecto de ley fue rechazado, pero el indignado padre se negó en dar marcha atrás.

“Las leyes en nuestro país son tan patéticas e indulgentes. Ellos benefician al perpetrador “, dijo.

Semanas después de celebrar el segundo cumpleaños de la pequeña Evie, el padre dijo que estaban ya a un año más del horror que vivió su hija y que recién “comenzaba a salir de su caparazón y a entrar en su propio mundo”.

Aseguró que aunque físicamente se encuentra bien, todavía queda un largo camino por recorrer en relación a su evaluación psicológica.

Declaró a los medios que la pequeña Evie todavía tiene “serios traumas por los ataques” recibidos por su madre y que “se encoge y se paraliza del miedo cada vez que alguien se le acerca”.

Sin embargo, asegura que físicamente está muy bien, tratando de iniciar una vida llena de amor junto a su padre y a su hermana menor que la acogido como si fuera su hija.

Norman se declaró culpable de causar daño con intención después de golpear repetidamente a Evie con una cuchara ranurada sobre su mano desnuda.

Aunque la ofensa conlleva una sentencia máxima de 13 años, increíblemente ella no pasó un solo día tras las rejas.

El juez de la corte de distrito de Adelaide, Jack Costello, le dijo a Norman que si ella seguía las órdenes de Corrección Comunitaria y no volvía a cometer otro tipo de maltrato por dos años, nunca vería la prisión.

McMahon, por su parte, ahora está planeando hacer una campaña para sentencias obligatorias por ataques a niños, indignado por la clemencia otorgada a Norman.

“Las leyes son asquerosas en Australia en este momento, así que he estado trabajando con algunos políticos para hacer una campaña por sentencias obligatorias más estrictas”, dijo.

Una petición en línea que solicita que Norman enfrente un nuevo juicio ha ganado más de 340,000 firmas.

En el juicio se dio a conocer que Norman llamó a la policía el 1 de octubre de 2016 y amenazó con arrojar a su hija Evie desde un balcón en Adelaide.

Cuando llegaron los agentes encontraron moretones en la cara de la niña y llevaron a la madre y al niño al hospital. Norman inicialmente afirmó que las lesiones habían sido causadas por una caída en un patio de recreo local.

Impactantes imágenes de la pequeña después de los ataques salieron a la luz, pero el juez Costello las desestimó afirmando que en poco tiempo se repondría.

El padre, por su parte, asegura que no se podrá saber hasta en un año el verdadero daño que hubiera causado su madre en la psiquis de la pequeña, cuando pueda ser sometida a una evaluación psicológica completa.

“Cuando los niños se acercan a ella o la asustan, levanta las manos, y eso probablemente se deba al hecho de que ha sufrido un gran trauma”, dijo McMahon.

Pero al mismo tiempo declara que es una niña fantástica, que solo sabe dar amor, que se integra bastante bien con otro niños, y que la están preparando para que pueda asistir al preescolar el próximo año.

“Pienso todo el tiempo acerca de cómo va a ser cuando sea mayor y si ve a su madre, y estoy asustado de que pueda desencadenar algo en ella”.

“Ser puesto de nuevo frente a un abusador, siendo tan pequeña, puede desencadenar recuerdos terribles y ella ha pasado por mucho, pero como se puede ver, está bien, ella es mi angelito”, concluyó el padre.

Daily Mail

Si deseas ayudar al padre de Evie a solicitar un nuevo proceso para Lorie Norman, puedes firmar aquí. También puedes apoyar la causa de que todos los maltratadores sean encarcelados, puedes seguir la página creada “Justice 4 Evie”, aquí.

Comparte esta impactante noticia en tus redes. La petición de este indignado padre debe llegar hasta las últimas consecuencias, él necesita de nuestra ayuda.