Una dolorosa tragedia ha dejado en shock a la comunidad de Madrid después de que una bebé de apenas 21 meses de edad muriera por asfixia al interior de un auto. ¿La causa? Su padre, en lugar de dejarla en la guardería, la olvidó en el vehículo y se fue a trabajar.

Tras permanecer durante más de 7 horas dentro del auto, que según las autoridades la temperatura interior pudo llegar a los 40 grados, la pequeña no resistió más y cuando su madre la encontró ya era demasiado tarde.

La pequeña llamada Marta tenía que haber sido dejada por su padre el pasado miércoles alrededor de las 9 de la mañana en la escuela infantil Ana de Austria, en el barrio madrileño de Hortaleza.

Pero increíblemente, su padre olvidó bajarla del vehículo y tras dejar el auto estacionado al pie de la escuela, se marchó hacia su trabajo en transporte público.

Cuando fue interrogado, puso una excusa que perturbó a las autoridades:

“Me llamaron por teléfono y me despisté”, dijo el padre de 43 años de edad.

Lo triste fue que al estar los cristales totalmente tintados, nadie la pudo ver a lo largo de las casi 8 horas de encierro.

El drama llegó cuando a las 4 de la tarde, como de costumbre, fue su madre a recogerla y no podía creer cuando las maestras le dijeron que la pequeña nunca llegó.

Fue entonces cuando la mujer entró en pánico y tras llamarle al padre de la niña, éste le dice: “Está en la guardería. ¿Dónde va a estar?. Estoy seguro de que la dejé ahí”. Pero después de un dramático silencio, le confirmó: “¡¡Está en el coche!!», horrorizado de darse cuenta de su terrible negligencia.

Cuando la madre de 39 años llegó, pudo acceder al vehículo gracias a una copia de la llave que conservaba, pero la pequeña ya estaba inconsciente.

Miembros del SAMUR se presentaron inmediatamente en el lugar y constataron que la pequeña Marta ya había entrado en un paro cardiorespiratorio. Tras un gran esfuerzo por reanimarla durante 45 minutos, ya nada pudieron hacer más que confirmar su fallecimiento.

La autopsia del Instituto Anatómico Forense reveló que la causa de la muerte fue asfixia y deshidratación.

Toda la comunidad educativa y allegados entraron en pánico y todavía no pueden creer que el padre haya cometido semejante acto de imprudencia.

ABC

Inmediatamente el hombre fue detenido por homicidio por imprudencia, pero lo más indignante del caso es que en pocas horas fue puesto en libertad. Al parecer, el conmovedor testimonio que dio a las autoridades de estar “hundido por la culpa” bastaron para que lo dejaran suelto. Ni siquiera llegaron a hacerle la prueba toxicológica, ya que tardaron horas en poder interrogarle por el supuesto estado de “shock” en el que se encontraba.

Es una verdadera tragedia, esperamos que se haga justicia en este caso y que la madre encuentre la paz que necesita para afrontar tan duros momentos. ¡Vuela alto, pequeña Marta!

Enviemos un mensaje de solidaridad a la madre de Marta y comparte esta noticia para crear conciencia.