El padre encarcelado, cuyos cuatro hijos y abuelos se ahogaron en una furgoneta en el huracán Harvey, ha relatado su angustia.

Jason Saldivar, de 36 años, será liberado hoy de la prisión federal de Beaumont, ahora sin hijos, para regresar a casa después de cumplir su condena.

Devy, de 16 años, Dominic, de 15, Xavier, de 8, y Daisey, de 6, se ahogaron con sus bisabuelos en el este de Houston el pasado 27 de agosto.

Hablando desde la cárcel, Saldivar recordó el momento en que se enteró de la fatal noticia cuando vio a su familia en la televisión.

Me quedé impactado. Pensé que era una broma cruel… Realmente estaba en estado de shock. No pensé que fuera real. Mis chicos en la televisión, tienen que ser otras personas. No es mi familia”, dijo Saldivar.

Saldivar ha estado cumpliendo seis meses de cárcel por violación a la libertad condicional. Había sido acusado en 2010 por un caso relacionado con tráfico de marihuana.

Su tío Sammy, que conducía la furgoneta, fue el único sobreviviente de la tragedia. Jason dijo:

Si tan solo habría estado fuera de la cárcel, podría haber evitado esto.”

Al parecer, el vehículo había sido barrido de un camino y hundido en las aguas de la inundación. En una emotiva entrevista, Saldivar describió cómo la tormenta se apoderó de su hermano Sammy, que estaba al volante de la furgoneta cuando se estrelló, y oyó su voz temblar.

Saldivar contó que su padre le dijo a Sammy que era seguro ‘ir’: “¡Puedes hacerlo! Puedo ver la barandilla, hazlo!”

Saldivar agregó: “No puedo verme haciendo algo diferente … Si papá me dijera que fuera, yo habría intentado hacerlo, por supuesto, como cualquier otra persona”.

Sammy cruzó con éxito el puente, pero una vez que llegó al otro lado, había un gran charco en la carretera. No pasó mucho tiempo hasta que toda la familia se encontró sumergida bajo el agua.

Sammy salió de la camioneta. Ni siquiera se quitó el cinturón de seguridad, la ventana estaba abierta. Sólo se deslizó. Agarró una rama mientras escuchaba a los niños gritar y llorar, recordó Saldivar.

“Él les siguió gritando: ¡suban por el espaldar, salgan por la puerta de atrás!”, agregó.

Desafortunadamente, Sammy fue el único sobreviviente de la fatal pesadilla.

Puedo imaginar a papá con la mano de mamá muy apretada mientras el agua se precipitaba … sé que se fueron al cielo cogiéndose de las manos”, dijo Saldivar.

La policía publicó previamente una foto desgarradora de la furgoneta después de que se encontró por debajo de 10 pies del agua el miércoles en el pantano de Green en el noreste de Houston.

Los cuerpos de los pequeños fueron encontrados en la parte trasera de la furgoneta cuando fue sacada del agua.

Sus bisabuelos también fueron encontrados muertos en el asiento delantero de la camioneta, quienes estaban dentro en el momento de la tragedia.

Manuel y Belia y sus cuatro bisnietos se ahogaron mientras intentaban escapar de la furgoneta en las inundaciones crecientes.

Los testigos del incidente dijeron que aunque había equipos de emergencia en la zona, sucedió demasiado rápido para que respondieran.

El sheriff González dijo que fue un milagro que las autoridades pudieran rescatar al conductor. Dijo que los oficiales escucharon a alguien gritar el domingo cuando estaban en la zona ayudando a evacuar.

Los oficiales vieron a un hombre que se aferraba a un árbol. Ellos fueron capaces de usar una cuerda y realmente realizaron un esfuerzo heroico al sacarlo.

El sheriff González dijo que la furgoneta no era visible en ese punto y estaba por lo menos 4 pies bajo el agua, además el agua viajaba a unas 7 millas por hora.

Daily Mail / Family Handout

Ha sido creada una página de GoFundMe con el fin de ayudar a la familia de los niños fallecidos.

Una auténtica tragedia familiar, una más de las que se suma a las víctimas cobradas por el potente Harvey. Descansen en paz, Manuel, Belia, Devy, Dominic, Xavier y Daisey.

Comparte el sobrecogedor relato de Saldivar con tus amigos.