El cáncer es una enfermedad por la que lamentablemente pierden la vida muchas personas, según las estadísticas, en 2012 murieron 14 millones de personas a causa del cáncer.

Es una enfermedad que no distingue razas, colores, ni edades, tampoco tiene cura, en algunas ocasiones puede ser tratada con quimioterapia, radioterapia o cirugías bastante invasivas pero siempre existe la posibilidad de que vuelva a producirse.

Callum Hardyman, es un joven que con solo 19 años tenía un gran futuro por delante y se estaba esforzando para hacer una carrera como ingeniero.

Es un chico brillante que logró entrar inmediatamente a la universidad y con muchas virtudes, lamentablemente, su futuro cambió de rumbo cuando detectaron un tumor en su cerebro, pero no se trataba de cualquier tipo de tumor sino de un glioblastoma. Los glioblastomas son tumores altamente agresivos y cuyo tratamiento aun es inexistente, afecta a 3 de cada 100.000 adultos, según The American Association of Neurological Surgeons (AANS).

El tumor de este chico que vive en Inglaterra es tan agresivo que lo denominaron “The Terminator”.

Se encuentra ubicado en su lóbulo frontal y llegó a tener dimensiones similares a una pelota de ping pong, incluso más grande. Esto ocasionaba que su cerebro se comprimiera hacia un lado de su cabeza, se trataba de un glioblastoma grado cuatro, es decir, estaba muy avanzado. Todo comenzó en octubre con un dolor de cabeza que se intensificó hasta que se volvió hipersensible a la luz.

En Queen’s Medical Center de Nottingham, le hicieron una cirugía de más de 9 horas y lograron eliminar solo el 70% de su tumor, fue una noticia devastadora.

Ha recibido fuertes sesiones de quimioterapia y radioterapia pero eso no salvará su vida, simplemente la prolongará. Los médicos dijeron que no había mucho más por hacer y que irremediablemente Callum morirá pronto, él por su parte pidió que no le dijeran cuánto tiempo de vida le queda.

Los médicos y sus padres han respetado su decisión.

No se sabe el motivo por el cual Callum desarrolló este devastador tumor, ni tampoco desde hace cuánto comenzó a desarrollarse pero sí que se originó en su cerebro porque se trata de un tumor primario y no de uno metastásico.

Su padre Craig, trabaja en la industria farmacéutica y su madre Tricia es maestra y aunque saben que irremediablemente perderán a su hijo, tienen una petición.

TheSun / DailyMail

Tricia ha pedido fondos y donaciones para comenzar una investigación que permita desarrollar un fármaco capaz de tratar el tipo de cáncer que afecta a su hijo. Ellos quieren iniciar investigaciones sobre los glioblastomas para prolongar la vida de Callum e invertir en una mesa de dibujo ya que dibujar es una de los pasatiempos favoritos de su hijo. Lamentamos profundamente lo que está viviendo esta familia y esperamos que muchas personas colaboren con su causa que no ayudará solo a su hijo sino a miles de personas más en el mundo.

Comparte la historia de este brillante joven a quien el cáncer le ha destrozado sus días.