Una dolorosa tragedia ocurrió el pasado miércoles en Nashville, Tennessee, en Estados Unidos, después de que una pequeña de 1 año fuera encontrada muerta en el auto de su padre adoptivo, después de que este “olvidara” dejarla en la guardería y permaneciera al interior del vehículo a elevadas temperaturas.

El hombre, identificado como Matt Barker, declaró que aquella mañana dejó a su otro hijo de 5 años, como era habitual, en la guardería, pero dijo no haberse percatado de que la pequeña Katera se encontraba también en el auto, quien recientemente había sido adoptada por él y su esposa Jenny.

Al llegar a casa, Barker dejó estacionado el automóvil en su domicilio, y enseguida contrató un servicio de traslado compartido al aeropuerto porque realizaría un viaje de negocios, dejando así a la pequeña encerrada en el auto, sin que nadie lo supiera.

La situación se volvió más crítica todavía, debido a que precisamente ese día la temperatura exterior en Nashville superó los 30 grados, y en el vehículo la temperatura interna pudo haber llegado a los 50 grados, condiciones apropiadas para que cualquier ser humano muera asfixiado, peor aún una bebé de apenas un año.

Por su parte, la madre de los niños no sabía nada al respecto. Solo cuando al finalizar la jornada, acudió como de costumbre a recoger a los pequeños, le dijeron que Katera nunca asistió.

En ese momento, Jenny Barker entró en pánico, imaginándose lo peor y llamando enseguida al 911 en su camino de regreso a casa.

Al llegar a su domicilio, su presentimiento de madre ya le hacía sospechar lo sucedido; llegó antes que los paramédicos y corrió al auto de su marido para sacar a la pequeña y practicarle una RCP.

Katera fue encontrada en una silla para bebés dentro del automóvil de Matt.

A pesar de que la madre puso todos los medios por reanimarla nada parecía dar resultado, cuando llegaron los paramédicos trasladaron a Katera al Vanderbilt Children’s Hospital, para enseguida declarar su muerte.

Fue entonces cuando Jenny llamó por teléfono a su esposo, y solo atando cabos se pudo aclarar la situación y darse cuenta de la magnitud de la tragedia que había ocurrido.

Tras el conocimiento de la fatal tragedia, Matt Barker voló de inmediato a Nashville, pero no se han presentado cargos hasta el momento contra el padre, y las autoridades dijeron que la pareja se había mostrado colaboradora con todas las investigacioes del caso.

Daily Mail

Es definitivamente una dolorosa tragedia por la que ningún padre quisiera atravesar. La pequeña que finalmente había conseguido un hogar en el que le darían amor y donde ya no sufriría más rechazos, encontró la muerte de manos de quienes menos lo pensó. Son accidentes que suceden, y aunque muchos han aseverado que es imposible que un padre no se haya podido dar cuenta que tenía a la pequeña consigo, y que se trataría de algo intencional, son cosas que suceden y hasta no conocer a fondo las circunstancias, no se puede juzgar.

Esperamos que este hombre encuentre la fortaleza para afrontar la pérdida de su hija adoptiva y no se martirice con la culpabilidad por el resto de su vida. Fortaleza a la familia de Katera. ¡No de dejes de compartir esta noticia en tus redes para que sirva de advertencia!