Recientemente salió a la luz una escandalosa escena que se produjo en un vuelo que partió desde Kuala Lumpur, en Malasia, el pasado sábado a cargo de la aerolínea Malindo Air.

Resulta que un pasajero de 20 años se desnudó en pleno vuelo y comenzó a ver pornografía en su ordenador poco después del despegue del avión. El joven estudiante de una universidad de Malasia fue acusado por su conducta inadecuada frente a los demás pasajeros y a la tripulación.

El personal de la cabina le solicitó que se pusiera la ropa y él accedió, pero después se dirigió al baño y acosó a una azafata que había rechazado sus intentos de abrazarla.

Cuando el joven se dispuso a agredir a la azafata los pasajeros intervinieron para ayudarla y lograron someterlo atando sus manos con un trozo de tela a su asiento, permaneció en esta posición el resto del vuelo para proteger la integridad de todos.

De acuerdo con la información de los medios de comunicación locales, el joven se masturbó y orinó sobre su asiento.

La línea aérea emitió declaraciones sobre el caso aunque se negó a ofrecer detalles sobre lo ocurrido. Solo declaró que se trató de un “pasajero perturbador” que fue amarrado en el vuelo y arrestado por la policía cuando llegaron a su destino.

Explicó que “La tripulación a bordo siguió el procedimiento operativo estándar para evitar que el pasajero causara más molestias a bordo del vuelo”.

Además, comentaron que se mantendrán atentos para garantizar que sus pasajeros tengan un buen viaje.

Las fotos tomadas por los testigos circularon en las redes sociales, y miles de personas expresaron su rechazo ante el vulgar e irrespetuoso comportamiento del joven.

Se desconoce si el pasajero se encontraba bajo los efectos del alcohol o de drogas cuando abordó el avión, ahora se encuentra bajo disposición judicial tras ser acusado por el personal de la línea aérea.

Daily Mail

Afortunadamente este incidente violento no pasó a mayores y nadie resultó herido, pero pudo tener un desenlace fatal de no haber sido por la oportuna reacción de la tripulación y la ayuda de los pasajeros que intervinieron.

Es insólito que esto haya pasado frente a familias, niños que pretendían disfrutar de un vuelo tranquilo y armónico dentro del marco del respeto que debemos a quienes tenemos alrededor para garantizar una buena convivencia.

¡Comparte esta escandalosa noticia con tus amigos!