El cambio climático está afectando a nuestro planeta, un grupo de conservacionistas decidió grabar las escenas de un oso polar agonizando en el Ártico, sin nieve, para crear consciencia sobre este problema.

Eran las últimas horas de un oso polar que lucía demacrado, famélico, sin energía, las imágenes fueron capturadas por el fotógrafo Paul Nicklen y Cristina Mittermeier en el Ártico canadiense y desde que las compartió en su perfil de Instagram, puedes visitarlo aquí, han causado revuelo en las redes.

El oso está buscando comida con desespero pero lamentablemente no encuentra nada con lo que pueda alimentarse en la isla recóndita de Baffin, ubicada al noreste de Canadá.
Paul Nicklen observaba a los osos salvajes desde hace años, pero jamás había visto a uno en condiciones tan deplorables.

My entire @Sea_Legacy team was pushing through their tears and emotions while documenting this dying polar bear. It’s a soul-crushing scene that still haunts me, but I know we need to share both the beautiful and the heartbreaking if we are going to break down the walls of apathy. This is what starvation looks like. The muscles atrophy. No energy. It’s a slow, painful death. When scientists say polar bears will be extinct in the next 100 years, I think of the global population of 25,000 bears dying in this manner. There is no band aid solution. There was no saving this individual bear. People think that we can put platforms in the ocean or we can feed the odd starving bear. The simple truth is this—if the Earth continues to warm, we will lose bears and entire polar ecosystems. This large male bear was not old, and he certainly died within hours or days of this moment. But there are solutions. We must reduce our carbon footprint, eat the right food, stop cutting down our forests, and begin putting the Earth—our home—first. Please join us at @sea_legacy as we search for and implement solutions for the oceans and the animals that rely on them—including us humans. Thank you your support in keeping my @sea_legacy team in the field. With @CristinaMittermeier #turningthetide with @Sea_Legacy #bethechange #nature #naturelovers This video is exclusively managed by Caters News. To license or use in a commercial player please contact [email protected] or call +44 121 616 1100 / +1 646 380 1615”

A post shared by Paul Nicklen (@paulnicklen) on

“Nos quedamos allí llorando, filmando con lágrimas rodando por nuestras mejillas”, declaró a una entrevista que ofreció a National Geographic.

Asimismo, comentó que no podía intervenir porque no tenía una pistola tranquilizadora para sedar al animal ni tampoco carne con alto contenido de grasa que pudiese ser apta para su consumo.

El fotógrafo dijo que el oso no era viejo y que “Indudablemente murió a las pocas horas o días después de ser grabado en esa condición. Así se ve el hambre. Los músculos se atrofian. Sin energía. Es una muerte lenta y dolorosa”, esas palabras las escribió en el video que publicó en su perfil de Instagram.

“A medida que las temperaturas aumentan y el hielo marino se derrite, los osos polares pierden el acceso al alimento básico principal de sus dietas, las focas.
Hambrientos y sin energía se ven obligados a deambular por los asentamientos humanos en busca de cualquier fuente de alimento”.

“Si la tierra continúa calentándose, perderemos osos, ecosistemas polares enteros”, expresó Paul.

Las escenas le han dado la vuelta al mundo, los usuarios en las redes sociales han manifestado su indignación al respecto, alegando que el ser humano está atentando contra la preservación de las especies.

Algunos criticaron al fotógrafo y él alegó que se vieron obligados a elegir entre salvar a un solo oso o contarle al mundo la realidad que sufrían aproximadamente 25.000 osos polares que posiblemente estén extintos en el próximo siglo.

En el video se puede ver cómo el oso camina lentamente y con agonía en un suelo árido buscando algo qué comer entre las piedras, pero le cuesta mucho ponerse en pie, tanto, que incluso tiene que arrastrar sus patas traseras para caminar.

El cambio climático puede acabar con el planeta, la temperatura ha aumentado desde 1880 y ha seguido en ascenso desde 1970, pero a partir de 1981 se han registrado las dos décadas más calurosas de la historia de la Tierra y eso ha causado el descongelamiento del Ártico y la Antártida.

CNN / BBC

Paul y Cristina forman parte de la organización Sea Legazy, que se dedica a luchar por la conservación de la vida marina.

“Sé que tenemos que compartir lo hermoso, pero lo que rompe el corazón logra derrumbar las barreras de la apatía. Así es como se ve el hambre, dijo Paul.

“Debemos reducir nuestros residuos de carbono, comer la comida adecuada, dejar de cortar nuestros bosques y empezar a poner a la Tierra, nuestro hogar, como una prioridad”.

Las escenas han sido vistas por más de un millón de personas, en medio del dolor y de la impotencia que sintieron Paul y Cristina al no poder hacer nada para salvar al oso lograron crear consciencia para que el mundo no sea indiferente a la horrible pesadilla que viven esos animales. Compartir este desgarrador caso también es una manera de ayudar.