Aunque nadie duda de la inteligencia ni de los hermosos sentimientos que puede tener un perrito; la verdad es que todavía les resulta complicado entender ciertas cuestiones duras de la vida.  Tal como es la enfermedad terminal o la muerte de sus seres queridos.

Cuando su amado humano se ausenta de casa por un tiempo mucho más largo que el habitual, entonces su corazón se rompe en mil pedacitos.

Es francamente difícil poder explicarle la verdadera razón. Y es más triste aún, porque puede sentir que su dueño lo abandonó, o peor aún, que él mismo hizo algo malo para que ya no lo quisiera más y lo dejara de lado.

Este devastado perrito llamado Chadol estaba sufriendo demasiado la ausencia de su abuelo

perrito

El peludito que vive en Corea junto a un anciano, que realmente da la vida por él, fue grabado en una escena desgarradora.

Chadol llora desconsoladamente todos los días desde que el abuelito ya no está en casa, y no entiende por qué.

El perrito no encuentra una sola razón para seguir viviendo, pero por suerte, una bondadosa vecina se ha apiadado de la criatura llevándole comida y una gran dosis de amor y compasión.

Sin embargo, su situación no deja de ser deprimente, ya que la mujer sólo lo visita una vez al día. Y lo que sucede el resto de la mañana y de la noche es devastador.

Chadol pasa solito acostado en la puerta aullando de tristeza en espera de su amado dueño

El triste caso de Chadol se difundió a través del canal de Youtube de SBS TV, una cadena coreana. En las escenas se puede observar la tristeza del perrito y cómo con el paso del tiempo pierde la esperanza más y más.

«Cuando pasabas junto a su casa siempre los veías juntos, el abuelo pasaba peinando a chadol en su jardín. Eran inseparables. Nunca había visto un amor igual», dijo la vecina.

Pero, comenta que un día, recibió una llamada urgente del anciano: «Me he caído y no puedo levantarme». Cuando acudió a su casa, encontró al abuelo en el suelo y al preocupado Chadol a su lado.

Desde entonces, el abuelo permanece en un hospital para ancianos. Pero, lamentablemente, su condición es delicada y las visitas, reducidas. Por lo que el perrito ha tenido que pasar más de 1 año sin poder ver a su humano favorito.

Afortunadamente, no era un caso más en que la inevitable muerte los había separado. Así que la vecina hizo de todo por aliviar su profundo dolor mientras hallaba una solución a su tristeza.

Ella decidió utilizar mantas con el aroma del anciano, para que así se sienta reconfortado y consolado.

Sin embargo, al verlo tan destrozado, finalmente logró propiciar el reencuentro entre abuelo y perrito que todos estaban esperando.

Lo llevó al hospital en una rápida visita con la que es imposible contener las lágrimas.

«Te extrañé mucho, recé para que no te enfermaras», dijo el abuelo en un llanto desgarrador que toca hasta el corazón más duro.

Pero, debido a su enfermedad, la alegría del reencuentro no pudo ser duradera. Tristemente, el anciano tenía un largo camino de recuperación y el perrito no podía quedarse en el abandono y con el corazón roto tanto tiempo.

La vecina le consiguió un hogar de acogida, y Chadol estaba nervioso y retraído. Pero, pronto se volvió curioso, energético y feliz. Lo sacaban de paseo de 4 a 6 veces al día y disfrutaba del agua de los charcos, perseguir la pelota y recibir caricias en su vientre.

A continuación te dejamos todos los vídeos de esta emotiva historia que vale la pena ver. ¡Prepara los kleenex!:

Pronto, Chadol fue adoptado en un hogar definitivo. Y aunque todas las duras despedidas que vivió lo marcaron profundamente, por fin encontró la paz en un techo seguro y junto a una pareja joven con la que podrá vivir para siempre. Pocos meses después el abuelo falleció, pero con la paz de saber que su amado perrito estaba en las mejores manos.