Una vez más conocemos un caso de agresión que deja en evidencia el peligro que corren muchas mujeres que son víctimas de la violencia de género.

Este es el caso de una joven de Málaga que denunció a su ex pareja por maltrato y acoso, él quedo en libertad con cargos y presentaron una orden de alejamiento que le prohibía acercarse a su ex novia.

Pero el mismo día de la denuncia, él fue al domicilio de la joven y clavó en reiteradas oportunidades un cuchillo contra la puerta.

Ella se dio cuenta de que estaba haciéndole daño a su vehículo y se dirigió a la calle armada con un cuchillo. Se escucharon varias detonaciones y los vecinos lo notificaron a las autoridades policiales, quienes acudieron al lugar.

Cuando llegaron las patrullas de la Brigada de Seguridad solamente encontraron a la joven muy nerviosa. Ella denunció que su ex pareja había quebrantado la orden de alejamiento, y quedó registrado en un video cómo intentó agredirla y le disparó en tres oportunidades.

Un medio de comunicación local publicó la grabación de 49 segundos en que se aprecia cómo él apunta con un arma a la joven.

Incluso se lanza sobre ella mientras intenta alejarlo, el hecho ocurrió en el barrio de San Andrés de Málaga. Afortunadamente, a pesar de los disparos que el agresor efectuó nadie resultó herido.

El joven huyó del lugar, pero las autoridades lograron capturarlo y finalmente fue detenido, queda a disposición judicial. No han podido localizar el arma que utilizó durante la última agresión que le propinó a su ex pareja pero presumen que se trata de una pistola de fogueo.

El agresor fue acusado de presuntos delitos de violencia de género y de quebrantamiento de orden de alejamiento. Generalmente los actos de maltrato no son denunciados por las víctimas, y la impunidad favorece a que se incremente la violencia de género.

Es importante que siempre salgan a la luz las agresiones y se denuncien ante las autoridades para poder emprender acciones legales en contra del maltratador y acabar así con la violencia.

DS

En este caso, la joven podrá estar tranquila porque por fin está tras las rejas el agresor, pero no siempre el desenlace es tan favorable.

Muchas mujeres alrededor del mundo pierden la vida a manos de la violencia desmedida de su pareja o ex pareja o prefieren acabar con la suya en medio de la desesperación. El maltrato no puede naturalizarse, debe ser condenado y denunciado. Así que jamás te canses de alzar la voz contra la violencia.

Comparte esta estremecedora noticia con tus seres queridos, si conoces a alguna mujer víctima de agresiones físicas o psicológicas anímala a denunciar antes de que sea demasiado tarde.