En una de las zonas más atractivas para los turistas de Sevilla, en España, todos los transeúntes se sorprendieron al ver a dos mujeres que desfilaban solamente con tacones altos y sin nada de ropa.
Se trataba de la grabación de una película pornográfica con escenas lésbicas que se estaba ejecutando de forma ilegal ante el asombro de todos.

Se podía ver al equipo de camarógrafos en las calles de Sevilla, incluso grabaron a las mujeres frente al histórico Palacio de San Telmo que funciona como sede del gobierno regional.

Además, realizaron un recorrido en una carreta típica tirada por caballos para grabar las escenas de la producción de contenido sexualmente explícito. Las autoridades entrevistaron al supervisor del establecimiento que les ofreció ese servicio.

Las autoridades policiales en conjunto con las autoridades de los consejos locales lanzaron una oferta para localizar a los responsables de este hecho ilícito.

El rodaje se realizó sin la autorización del consejo el pasado sábado, y se desplazaron rápidamente para huir de los agentes de la policía quienes de manera infructuosa trataron de capturarlos.

La mayoría de las escenas eran grabadas por el mismo camarógrafo, había un segundo hombre que se presume que es el director.


Todo sucedía frente a turistas atónitos, transeúntes que miraban consternados y familias con niños pequeños que pasaban por las calles tratando de evadir la escena.

Una mujer que se encontraba con su hijo pequeño en el lugar, comentó a los medios de comunicación que el niño estaba desconcertado. “No podía creer lo que estaba viendo, fue realmente impactante”.

Según declaraciones de fuentes cercanas al ayuntamiento “El Código Penal español establece que una persona que comete o coacciona a otra persona para cometer actos de exhibición obscena frente a menores, puede recibir sentencias de prisión de hasta un año y una multa”.

Están evaluando la posibilidad de solicitarles a los fiscales una investigación exhaustiva. Los agentes presumen que detrás del rodaje de la película está una compañía dedicada a producir películas de esa categoría.

En oportunidades anteriores Madrid y Barcelona han sido las locaciones elegidas para producciones similares.

Sobre el hecho que se produjo en las calles de Sevilla, el dueño de una tienda llamado Manuel González, relató: “Dos mujeres completamente desnudas salieron de un carruaje tirado por caballos y comenzaron a posar para un fotógrafo. Había un hombre con la cámara de video, otro con trípodes, ropa, gafas y complementos para las mujeres”.

Algunas personas expresaron su rechazo y protestaron, pero la mayoría se aglomeró para grabar a las dos sexys protagonistas con sus teléfonos móviles.

Daily Mail

¿Qué te parece? No te vayas sin compartir esta insólita noticia.