Los perros son la mejor compañía que cualquier humano puede tener, son tiernos, juguetones, cariñosos y siempre podemos confiar en ellos porque su amor es incondicional. Sin embargo, algunas razas de perros han sido estigmatizadas como peligrosas y poco sociables por lo que en ocasiones pueden sufrir ataques que ponen en peligro su vida.

Lamentablemente, esto fue lo que ocurrió el pasado 15 de Agosto en Canadá cuando una inocente perrita bull terrier recibió múltiples disparos por parte de un oficial del Servicio de Policía de Regina.

Todo sucedió mientras Lance Murphy se encontraba jugando a la pelota con sus dos perritas, Molly y Missty, en un campo de béisbol. Alrededor, una unidad policial canina se preparaba para realizar una sesión de entrenamiento, pero nunca se indicó al hombre que no podía estar en la zona.

Murphy continúo jugando con sus amorosos animales hasta que notó que un oficial de policía se dirigía hacia él y rápidamente llamó a sus perros.

“Él no me saludó y tampoco gritó”, dijo Lance Murphy.

Molly fue inmediatamente hacia Murphy, pero Missty vio al oficial y corrió alegremente hacia él con la pelota. El oficial pensó que la perrita quería atacarlo y comenzó a dispararle.

“Inmediatamente, comencé a gritar: No le dispare a mi perro, deje de dispararle a mi perro. Él disparó al menos dos veces y no fue de manera consecutiva, hizo una pausa entre los tiros”, señaló Murphy.

Totalmente desesperado, Murphy se interpuso entre la perrita y el oficial, quien a pesar de la dolorosa situación, solicitó la información de Missty.

Missty recovering after being shot by Regina police officer

Lance Murphy says he isn't sure if his dog, Missty, will get to keep her leg.A local police officer shot the dog and the Regina Police Service is now investigating: https://www.cbc.ca/news/canada/saskatoon/missty-dog-shot-regina-police-update-1.4790019

Publicada por CBC Saskatchewan en Lunes, 20 de agosto de 2018

“Él me dijo que Missty no podía estar sin correa, que no podía estar en el lugar y que aún estaba en los límites de la ciudad. Le dije: ¿Tienes corazón? ¿Tienes un perro? Mi perro se está muriendo”, dijo Murphy.

El pobre hombre quedó totalmente desolado al ver que la perrita, que lo ha ayudado a afrontar su discapacidad, estaba al borde de la muerte.

“Las personas no entienden que estoy discapacitado desde hace 20 años. Missty es un perro amoroso que solo quiere agradar. Ella es básicamente un perro de terapia para mí y es mi todo”, dijo Murphy.

Después de suplicar al oficial, el hombre pudo llevar a la perrita a una clínica veterinaria donde rogó que le salvaran la vida.

“Mi papá quedó traumatizado, sufre pesadillas nocturnas y ataques de pánico. La perra es su todo y, con él discapacitado, me alegro de que todavía esté cerca”, mencionó el hijo de Murphy.

Al respecto, Corey Zaharuk, subjefe del Servicio de Policía de Regina, señaló que el oficial involucrado es un miembro especializado de la unidad canina y que ha entrenado perros durante varios años.

“El dueño continuaba llamando a los perros para que regresaran, el oficial comenzó a sentir una conducta muy preocupante por parte de uno de los perros, le pareció que asumía una postura agresiva y lo rodeaba”, señaló Corey Zaharuk.

Hasta el momento la situación sigue bajo investigación y el oficial no ha sido suspendido de sus labores. Missty sigue recuperándose, tiene un hombro severamente lastimado y corre el riesgo de perder su pierna derecha, pero cuenta con todo el apoyo de su familia, podemos ayudarla donando en GoFundMe para su tratamiento veterinario.

Lance Murphy

Este terrible acontecimiento nos muestra las terribles injusticias que sufren algunos animales. Ellos son seres pacíficos, tan solo quieren jugar y dar amor a quienes les rodean. Esperemos que las autoridades lleguen al fondo del asunto y que este horrible acto no quede impune.

¡Comparte esta insólita historia con todos tus amigos y recuerda ayudar a los animales!