Los actos desproporcionados de la fuerza por parte de los oficiales de policía son un tema de discusión mundial ya que lamentablemente ocurre con mucha frecuencia. Sin embargo, en otras veces es inevitable para los cuerpos de policía, actuar de forma severa para evitar una tragedia mayor.

Un chico fue víctima de la brutalidad policial en una corte de Maniwaki, en Quebec, Canadá, el pasado 31 de enero.

Steven Bertrand forcejeando con un funcionario policial.

El vídeo del hecho se encuentra publicado en diversas redes sociales y muestra cómo un joven de 18 años discutía con un oficial de policía. El chico en medio de la acalorada conversación, golpea reiteradas veces a un agente. Tal acto desplegó que otros agentes se acercaran al lugar para calmar al joven y acabar con la riña.

El joven de 18 años se llama Steven Bertrand y se encontraba en la sede de la corte de Maniwaki para recibir la sentencia de un crimen que lo condenó a seis meses de prisión. El joven estaba acompañado junto a su madre, Julie Bertrand, y su primo, Christopher Lacaille.

La víctima del disparo, Steven Bertrand, apenas tiene 18 años de edad.

Mientras Steven esperaba el traslado desde la corte de justicia hasta el recinto penitenciario para pagar su condena, le solicitó a uno de los oficiales si podía fumar un cigarrillo en el patio de la corte antes de ser trasladado, no obstante, el agente negó la petición de Bertrand.

La reacción del joven ante la negativa del agente fue histérica, logró tomar el bastón policial y golpear al policía. Los oficiales comenzaron a forcejear con el joven para desarticularlo del arma y tratar de colmar su ira, pero nada parecía contenerlo. Durante el forcejeo, el primo del joven comenzó a grabar un vídeo de la discusión.

Steven hospitalizado después del disparo.

Segundos después de la discusión, los policías se trasladaron a una habitación cercana para tratar de detener la actitud violenta del joven. La madre de Steven, Julie, apareció en escena y gritaba para que los oficiales dejaran en paz a su hijo hasta que un momento todo parecía volver a la normalidad.

Aparentemente, el joven volvió a atacar a un oficial y la respuesta fue un disparo en la cabeza. Los gritos de la madre empezaron a resonar por toda la sala mientras que el primo corría por el lugar para tratar de calmarse; se puede notar por los movimientos desesperados que tenía con su cámara.

Steven junto a su madre, Julie Bertrand.

Horas más tarde, la madre de Steven, informó que su hijo estaba en el hospital, presentaba varios hematomas, se encontraba conectado a un respirador artificial y en estado de coma, pero su vida no está en peligro.

También a través de Facebook, el primo de Steven publicó que su familiar estaba fuera de peligro porque la bala no comprometió la vida del joven:

Fue impactado cerca del ojo. La bala se desvió al cuello, pero está bien. Él se mejorará. No hay problema en el cerebro, ¡todo es bello! Gracias a Dios”, finalizó.

Julie acompañando a su hijo en el hospital mientras este se recupera.

Facebook / Julie Bertrand

Puedes ver el vídeo grabado por el primo de Steven, a continuación. Se advierte que el vídeo puede ser perturbador:

El caso será investigado para determinar si fue una correcta ejecución policial.

La violencia trae más violencia, es lamentable que muchos seres humanos no sean capaces de resolver los problemas en paz ¡Comparte esta escalofriante noticia!