Existen relatos que parecen tan reales y han sido tan comentados y divulgados a lo largo de la historia por su estremecedor contenido, que lejos de no tener la posibilidad de verificar su veracidad, no dejan de conmocionarnos por completo.

Es lo que ha sucedido con el inquietante hallazgo en torno al pozo de Kola o pozo del infierno, conocido ya como un lugar “infernal”, donde científicos y geólogos, según lo recogió un medio, habrían escuchado las voces de almas en pena que gritaban de desesperación, provenientes del mismo infierno desde el fondo de la tierra.

Lo que estos científicos supuestamente encontraron se convirtió en uno de los casos más famosos y espeluznante de la historia, especialmente después que salieran a la luz los sobrecogedores audios de los ensordecedores gritos de las almas pidiendo auxilio.

Todo el misterio se desató a partir de la excavación profunda a cargo de los rusos, que al parecer surgió porque querían ser los protagonistas de la perforación más grande del mundo superando a Estados Unidos.

Se trata del llamado Pozo SG-3, proyecto llevado a cabo por la antigua URSS desde 1979 hasta 1989 en el norte de Rusia, llegando a una distancia de 12 kilómetros bajo tierra. Pero cuenta el relato que cuando llegaron a esa profundidad, de pronto toda la operación se detuvo debido a la experiencia surrealista con la que se encontraron.

Nunca nadie pudo dar otra explicación que la que se ha repetido a lo largo de los años:

“Las voces y gritos de terror provenían del mismo infierno”.


Los investigadores a cargo habrían instalado un micrófono especial en el pozo que hasta la fecha sería la excavación más profunda de todo el planeta tras haberse extraído rocas de más de 2000 millones de años de antigüedad.

El Dr. Azzacov, gerente del proyecto en la remota Siberia, habló no sólo de las aterradoras voces, sino además de la alta temperatura que descubrieron en el centro de la tierra, que habría llegado hasta los 1,000 grados centígrados.

Ese fue el detonante que les llevó a concluir que más bien se trataría de “un infierno en llamas que se encuentra en el centro de la tierra”.

“Tratamos de escuchar los movimientos a cierto intervalo con unos micrófonos ultrasensitivos, comprendimos que en verdad el sonido venía del interior de la tierra”.

“Escuchamos voces humanas, gritando con gran dolor. A pesar de que una voz era perceptible, pudimos escuchar miles, tal vez millones de almas gritando en sufrimiento. Después de este impactante descubrimiento, la mitad de los científicos renunciaron al proyecto por el temor. Esperamos que lo que este allá abajo, allá se quede”, añadió el Dr. Azzacov.

Pero lo que finalmente terminó de conmocionarlos fue la aparición en esa misma noche de un gas luminoso, que se disparó desde el centro de la tierra, en medio de una columna de humo incandescente.

Del agujero que se había hecho, emergió un ser con alas como en forma de murciélago, quien antes de volar hacia el oscuro cielo de Siberia, gritó en ruso:

“¡Yo he vencido!”

Fuentes dijeron que después de todo lo sucedido, el gobierno ruso había ordenado que se sedaran a todos los que estuvieron presentes con un medicamento para borrar su memoria de corto plazo, la misma que se utiliza para pacientes que han sufrido shocks.

“Como comunista, no creo en el cielo ni en la Biblia, pero como científico, ahora creo en el infierno. ¡estamos convencidos que taladramos las puertas del infierno”, había asegurado Azzacov.

Youtube

Sin embargo, todo este relato para muchos incrédulos no es más que una leyenda, ya que nunca pudo ser comprobado, pero eso sí es una de las teorías que más ha rondado por la red y que se ha transmitido hasta nuestros días.

Te dejamos con los aterradores gritos que el equipo del Dr. Azzacov asegura pertenecen a las almas en pena pidiendo auxilio

Nunca sabremos si este relato pertenece estrictamente a la ficción o  no, pero probablemente te quite el sueño por unos días. ¡Compártelo con tus amigos!