Cuando se es una figura pública se recomienda ser bastante cauteloso a la hora de dar opiniones propias o decir cosas que pueden ser mal interpretadas. Aparentemente, Rodrigo Duterte, el presidente de Filipinas, nunca aprendió esto pues frecuentemente hace “bromas” que llegan hasta a ser discriminatorias y muy sexistas.

Anteriormente, el mandatario filipino había dado mucho de qué hablar cuando dijo (o más bien, ordenó) a sus soldados que debían disparar directamente en la vagina a las mujeres que forman parte de la guerrilla que enfrentaban.

El presidente de esta nación dio esta orden con el argumento de que si se les disparara a sus enemigos femeninos en la vagina estas quedarían inútiles, pues según él, una mujer no es útil sin su vagina.

Este mandatario odiado por muchos es conocido por realizar este tipo de chistes para después defenderse diciendo que es una simple broma. Pero, además, sus vulgares discursos ante los medios de comunicación suelen causar mucha polémica.

Sus bromas hacia la violencia contra la mujer superan el límite del sentido del humor y lo hace incluso desde su campaña presidencial cuando hizo una broma sobre Jaqueline Hamill, misionera australiana que fue violada y asesinada en el motín de Davao en 1989.

Duterte dijo lo hermosa que era esta mujer y se mostró desilusionado al no haber podido participar en esta cruel violación colectiva.

¡El alcalde debió haber sido el primero!”, dijo, refiriéndose a la violación. En ese momento, ejercía como alcalde.

Recientemente, dio de nuevo de qué hablar cuando se encontraba en Seul, Corea del Sur, realizando un mitin para los trabajadores filipinos en Corea. En un momento les indicó a dos mujeres que subieran al escenario para entregarles copias de un libro.

Las mujeres en el escenario recibieron el libro y posteriormente, cuando fueron a bajar, tomó a una de las mujeres, Bea Kim, y haciendo abuso de su poder le pidió a esta mujer que lo besara en los labios.

La tímida y risueña mujer se negó a hacerlo; sin embargo,Duterte insistió preguntándole si estaba casada, la mujer respondió que sí. Pero después de que el presidente insistiera un par de veces, la mujer se vio presionada y tímidamente aceptó darle un pequeño beso que fue aplaudido enérgicamente por un público de 3.000 personas.

A pesar de la positiva reacción que tuvo durante el mitin, muchísimas personas se sintieron ofendidas por la actitud que tuvo el mandatario filipino frente a esta mujer obligándola a besarlo.

A pesar de todo esto, Bea Kim, la protagonista de este momento, dijo que no hubo malicia en ese beso y que solo fue una broma inofensiva para entretener al público filipino que observaba.

Washington Post / BBC / Youtube

El video protagonizado por el presidente y la joven se volvió viral provocando la indignación de miles de personas, principalmente mujeres que acusan a este hombre de tener un comportamiento inadecuado y misógino.

Ante las acusaciones que ha tenido Duterte por estas actitudes inapropiadas que ha realizado en público, él solo se defiende diciendo que son bromas y tonterías, incluso una vez mandó al infierno a quienes lo habían acusado de violar los derechos de las mujeres.

Por su parte, existe un grupo que piensa que las actitudes del presidente son simplemente bromas subidas un poco de tono, eso aún está por verse.

¿Tú qué opinas de las actitudes del presidente? ¿Piensas que son adecuadas como bromas? Déjanos tus comentarios y recuerda compartir.