Una niña de aproximadamente 6 años vestida con uniforme militar no pudo esconder el impacto emocional que recibió al escuchar el terrible mensaje que dijo el presidente de Turquía Recep Tayyip Erdogan al referirse a ella.

Si es martirizada, le pondrán una bandera”.

Realmente es un comentario tildado por muchos como indignante. Con cierto grado de dificultad podremos olvidar esta frase, pero para esta pequeña será imposible hacerlo. ¿Cómo una niña de 6 años puede digerir semejante atrocidad?

En medio del discurso durante el congreso en la ciudad sureña de Kahramanmaras, la pequeña llamó la atención del presidente turco quien la invitó a que subiera junto a él.

Mira lo que vemos. ¿Qué estás haciendo aquí?”

Continuó su discurso comparando la boina que llevaba puesta la pequeña con la usada por las Fuerzas de Operaciones Especiales de Turquía.

Ella también tiene una bandera turca en el bolsillo”

A pesar de la conmoción de la pequeña, el presidente le recordó que debía estar preparada para todo. A lo que la niña respondió sollozando que sí. Después de besar su rostro la dejó ir.

No es nada fácil estar parada al lado de la “figura más importante del país” y al frente de unas cuantas personas simpatizantes de su ideología durante una presentación televisada en vivo y escuchar que serás honrada si eres “martirizada”.

Facebook

La pobre criatura en medio de tanta conmoción no pudo hacer otra cosa que sollozar.

Las críticas no se hicieron esperar y han cuestionado el espeluznante mensaje dirigido a esta criatura que no hizo más que asustarse al no poder entender estas terroríficas palabras.

Algunos críticos compararon esta acción con abuso infantil. Otro usuario de las redes sociales expresó que es muy triste pensar que Dios quiere la muerte de un niño.

Esta acción también fue juzgada por el Partido Democrático de los Pueblos Pro-Kurdos, quienes ratificaron que las mentes que abusan de los niños prometiéndoles la muerte nunca podrán ganar.

Sin embargo, los últimos comentarios del presidente no fueron del total agrado por parte de sus partidarios. Es extraño que los hijos del presidente hayan evadido el servicio militar mientras que constantemente se enfatiza la importancia del martirio como un medio de asegurar “el futuro” de Turquía.

Aunque esta historia es triste, bien vale ser compartida como un repudio a esta realidad que, lamentablemente pasa en muchos lugares del mundo, donde los derechos de los niños son violentados día tras día.