Los leones son animales salvajes y feroces a los que se les debe tener mucho respeto, ellos actúan por instinto y no dudaran en atacar si se sienten amenazados o hambrientos, esto quiere decir que no debemos invadir su espacio.

Se estima que cada año los leones matan al menos a 250 personas en África, sin embargo, hay muchas personas dedicadas al negocio de la caza ilegal de especies exóticas y con ello se exponen a la posibilidad de un ataque mortal. Recientemente en la Reserva Natural Privada de Ingwelala, ubicada en las adyacencias del Parque Nacional Kruger, en Sudáfrica ocurrió un incidente que dejó a todos sin aliento.

Los trabajadores de la reserva escucharon gritos de terror que los alertaron al final de la tarde.

Ellos se apresuraron a adentrarse en la reserva para ver qué sucedía y dispararon al aire para ahuyentar a cualquier animal feroz que se encontrara en el lugar. Pronto se encontraron con una escena aterradora, se trataba de los restos de un hombre que había sido devorado por los leones.

Los leones se lo comieron casi todo, pero dejaron su cabeza intacta y muy cerca armamento utilizado para cazar.

En primer momento pensaron que podía tratarse del conductor de uno de los tractores que trabajan dentro de la reserva, pero después de un corto seguimiento verificaron que seguía vivo y la hipótesis comenzó a apuntar hacia un cazador furtivo. La policía de Limpopo se encuentra trabajando junto a otros departamentos en la identificación del hombre.

El teniente coronel de la policía, Moatshe Ngoepe dijo: “La identificación podría ser más fácil ya que su cabeza estaba entre los restos”.

En la escena, se encontraron rifles y municiones de calibre .456 que se tratan de armas de caza mayor utilizadas principalmente para acabar con la vida de animales como rinocerontes y elefantes. Pero al tratarse de un caso en investigación aun no pueden asegurar de que se trataba de un cazador furtivo.

El propietario de la reserva identificado como Josh, no quiso dar mayor información precisamente porque se trata de una investigación en curso.

Aunque los hechos ocurrieron en los límites de la reserva, se calcula que la manada de leones del lugar se encontraban en ese momento en atacando a una manada de búfalos. Por ello se cree que los leones que atacaron al hombre provenían del parque nacional Kruger.

Charlie Lynham, un fotógrafo que lleva años fotografiando a los leones de la zona, estaba preocupado de que quisieran matar a los leones, pero asegura que si entras a la reserva solo y de noche no se puede juzgar a los animales.

“Aunque no podemos afirmar que se trate de un cazador es posible que se trate de un hecho de justicia divina”, comentó Lynham.

DailyMail / NationalGeographic

Hace algunos meses un rinoceronte también mató a un hombre que intentaba asesinarlo, la caza furtiva de leones es menor, está muy bien valorado en el mercado negro, sus huesos pueden llegar a cotizar los 9.600 dólares, su piel en 4.100 dólares y cada diente en 690 dólares. En cuanto a los rinocerontes que seguramente era lo que buscaba el hombre que murió, la caza ha sido tan masiva que se estima que al menos 1.000 fueron asesinados en 2017, su cuerno es valorado con un precio mayor al del oro y es muy solicitado en Asia para fines medicinales.

No olvides compartir esta impactante historia sobre lo que puede pasar al violar el espacio de animales salvajes.