Las redes sociales se han convertido en una ventana que ofrece información de manera inmediata, permitiendo que las noticias de actualidad tengan un alcance extraordinario y que podamos interactuar con los otros usuarios compartiendo en tiempo real nuestros comentarios y actividades.

Pero además de ofrecernos información y entretenimiento, también se han convertido en un portal de denuncias y campañas contra la violencia.

El vídeo de esta profesora agrediendo a uno de sus alumnos se viralizó y convirtiéndola en protagonista de un escándalo que la hizo renunciar a sus 27 años de carrera como docente. Lisa Houston, estaba sobre un escritorio cuando intentaba despertar a un joven estudiante que se había quedado dormido durante su clase de matemáticas en la preparatoria Palmetto en Anderson, Carolina del Sur, Estados Unidos.

Su trayectoria se terminó, después de que el vídeo se difundiera fue blanco de las críticas de quienes rechazaron su comportamiento.

En las escenas se puede apreciar cómo la profesora le da varios golpes al alumno, al ver que este no reaccionaba entonces ella empieza a halar con fuerza su cabello.

Después le propina varios golpes en las mejillas, mueve su cabeza y lo empuja colocando su pie sobre su pecho mientras la mayoría de los estudiantes de la clase que son testigos de la situación se ríen.

Las redes ardieron con los comentarios de muchos usuarios que condenaron la agresión de la profesora alegando que la violencia no debe emplearse para enseñar ni disciplinar a ningún ser humano. Algunos comentaron que ella debe ser ejemplo de control, regulación emocional y sobre todo de respeto hacia los demás.

Se pudo conocer que tras la viralización del vídeo la profesora renunció a su trabajo a pesar de que las autoridades del centro educativo apenas estaban emprendiendo una investigación sobre el caso.

Ryan Beasley, abogado de la profesora, relató que la grabación no muestra la historia completa porque la docente solía hacer bromas y tratar de manera relajada y divertida a sus alumnos.

C365

Mientras que Julian Johnson, padre del alumno agredido, señaló que los familiares no han pedido la renuncia de la profesora ni han tomado represalias contra ella. Aclaró, además, que su hijo estaba cansado y se quedó dormido en la clase, comentó que deseaba que este incidente no hubiese sucedido.

¿Qué opinas de este caso? Compártelo en tus redes.