Las redes sociales se han convertido en la herramienta predilecta para compartir contenido, interactuar o conocer la información actualizada de lo que acontece en el mundo. En muchos casos las redes también son usadas para debatir sobre temas polémicos o denunciar delitos.

Cualquier publicación puede hacerse viral en pocas horas teniendo un alcance sin precedentes, el mensaje que publicó esta usuaria de Twitter ha sido visto por miles de personas.

Ella publicó una foto suya en su perfil de Facebook donde posa junto a su papá en una playa. Ambos se ven felices y levantan el pulgar expresando con ese popular gesto que todo está bien.

Estaban disfrutando juntos un día de playa y ese era un motivo de alegría para Laura, quien compartió la foto, una joven que detrás de esa sonrisa escondía los problemas de autoestima que sufría por su peso.

Nunca pensó que recibiría un mensaje de un chico comentando sobre su apariencia en la foto que le causaría tanta indignación.

“No conseguirás chicos así, pero sí te puedo ayudar si vienes al gimnasio donde trabajo”, decía parte del mensaje escrito por un chico la criticó sin piedad.

Ante la rabia que sentía, Laura decidió compartir en su perfil de Twitter la foto en cuestión y una captura de los mensajes que le escribió el chico para publicar la amarga experiencia que le hizo vivir.

“Hola Laura, ¿quieres entrar al gym? Es que veo que tienes bastante celulitis y estás gordita”, así empezaba el texto que le envió el joven.

Ella reaccionó y comentó:

“Subí la primera foto a Facebook y recibí el mensaje de la segunda foto. ¿La gente realmente entiende el daño que hacen las palabras? O sea, me ha costado tanto lograr aceptarme tal y como soy y viene un imbécil a decirme estas cosas”.

Seguramente ella no imaginó que su publicación causaría tanto revuelo en las redes, pero ha sido compartida más de 19 mil veces, y ha sido blanco de muchos comentarios de usuarios que le han expresado su apoyo.

Afortunadamente, ha sentido el cariño y la empatía de miles de personas que piensan que nadie debería ser cuestionado ni discriminado por su apariencia física. Las personas que sufren obesidad generalmente luchan contra problemas graves de autoestima y batallan por superar alguna dolorosa y traumática experiencia que los motivó a refugiarse en los alimentos para lidiar con la depresión o las carencias afectivas. Además, muchos pueden aumentar de peso por afecciones de salud.

TN

Lo importante es recordar que sin importar la talla ni el peso, todos los seres humanos merecen respeto, lo más valioso es la belleza interior, la que es invisible a los ojos. Comparte el testimonio de esta valiente chica que se atrevió a compartir su experiencia.