La manera en los pequeños socializan en la escuela es una de las experiencias más vitales durante toda su vida. Es por esto que padres de todo el mundo han comenzado a resaltar la importancia de evitar el bullying y de procurar que las relaciones que sus hijos establezcan sean lo más positivas posibles.

Breonna acaba de cumplir 11 años y va a iniciar sus estudios en la secundaria.

Amy Beth Gardner es una madre muy conciente del poder de las palabras, y para ella es de vital importancia lograr transmitirle esto a sus hijas. Breonna es su hija mayor, y se encontraba justo a punto de iniciar un nuevo año escolar cuando sus padres decidieron darle una lección inolvidable.

La experiencia fue publicada en Facebook y ha sido compartida casi dos millones de veces.

Lo primero que hicieron fueron las actividades comunes antes de cualquier año escolar: Comprar ropa, la decoración de los casilleros, y asegurarse de que contara con todos los útiles escolares necesarios. Pero había algo más que Gardner quería transmitir a su pequeña y encontró una manera muy peculiar de hacerlo.

Breonna tiene una hermana de siete años llamada Bridget.

En lugar de tener un simple plática sobre la importancia de tratar amablemente a las personas, buscó una pasta de dientes y se sentó junto a su hija. Allí le pidió que sacara todo el contenido de la crema en un plato, y una vez que todo estaba afuera le pidió que igualmente volviera a ponerlo todo adentro.

Amy no puede tener hijos, por esos tanto Breonna como Bridget fueron adoptadas.

La pequeña comprendió que había cosas que simplemente no tenían vuelta atrás.

“Tus palabras tienen poder de vida o muerte. Cuando vayas a la escuela asegúrate de pensar bien las palabras que vas a utilizar. Podrás usarlas para herir y hacer daño a otros. También podrás usarlas para curar, inspirar y amar”.

Todo esto dio pie a una reflexión que definitivamente marcará la vida de Breonna y la ayudarán a convertirse en una mejor persona. Su madre le explicó que el cuidado de las palabras no es nada sencillo, que es algo en lo que ella misma todavía puede cometer errores:

“Durante este semana llegué a usar de manera incorrecta las palabras y el resultado fue que le hice daño a alguien”.

Amy comprendió que la actividad había resultado muy útil, así que decidió compartirlo en la red para ayudar a otros padres que pudieran encontrarse en la misma situación. La publicación se volvió completamente viral y muchos no paran de señalar lo útiles que resultaron los consejos de Amy.

“Al igual que con la pasta de dientes, una vez que las palabras salen de tu boca no puedes dar vuelta atrás”.

Shared

Sin duda esta útil reflexión nos vendría bien a todos para lograr recordar el enorme poder que guardan nuestras palabras.

Te invitamos a compartir esta creativa enseñanza que puede generar un impacto muy positivo en muchas personas.