Para muchos aficionados taurinos, la hora de la alternativa de un matador puede resultar algo emocionante, por el vértigo que esta experiencia supone. Torero y toro ponen toda la carne en el asador, y en un duelo a dúo, es el momento de demostrar quién tiene el poder. En un ensamble de movimientos, faenas e instinto, dan al público uno de los espectáculos más controvertidos en la actualidad.

La mayoría de las veces la suerte no está del lado del animal, ya que entrega su vida en la arena, al son de los vítores de un público que aplaude la faena del matador. Pero muchas otras veces, la suerte tampoco está del lado del matador. A expensas del instinto natural de defensa del toro de lidia, el matador arriba al filo del peligro, arriesgando su vida hasta las últimas consecuencias.

Es lo que sucedió en la Plaza de Toros Sevilla, España, y llegó la hora de la alternativa para Rafael Serna, quien vestía un traje de luces crema y oro. La faena se fue desarrollando a lo largo de la tarde de ayer. Junto con Alejandro Talavante, que ofreció una faena estelar, volviendo a torear con el alma, dieron un espectáculo, que terminó en un fatídico escenario sangriento.

Ambos fueron brutalmente corneados por sus respectivos oponentes de más de 400 kilos. Después de ser enganchado bajo las costillas en el lado derecho, Serna incluso tuvo que ser llevado fuera de la arena y llevado de emergencia al hospital.

Las impresionantes fotografías muestran las evidentes muecas de dolor de Serna y usando su mano cubierta de sangre para detener cualquier sangrado adicional mientras era evacuado de la plaza de toros.

ADVERTENCIA: IMÁGENES FUERTES

Después de que Serna terminó su batalla con el toro, salió de la plaza con una expresión claramente dolorida en su rostro.

Mientras caminaba, su expresión creció mucho más de dolor, y después de unos momentos tuvo que detenerse porque el sufrimiento llegó a ser demasiado fuerte como para seguirlo soportando, impidiéndole que pudiera seguir caminando.

Dos hombres de traje aparecieron detrás de él y lo recogieron, llevándolo fuera de la arena para que pudiera ser tratado por sus heridas.

Mientras lo llevaban fuera de la plaza de toros, la sangre en su pecho y la cobertura de ambas manos era claramente visible.

El evento sangriento no terminó ahí. Le siguió Alejandro Talavante, quien deleitó al público con su delicadeza y elegancia en su faena, calificada por los expertos como “la más bella, expresiva y despaciosa obra de su temporada”. Y cuando estaba a punto de conseguir las dos orejas, que se conceden por la faena completa y matanza de acuerdo a los cánones de este espectáculo, en el momento de la estocada final, Talavante sufrió una voltereta que le hizo ver el mundo al revés, arrastrándolo por el suelo.

Talavante fue traspasado en la parte superior del muslo, levantado en el aire y luego se estrelló contra el suelo por el toro, al que finalmente mató.

Fotos espeluznantes de la batalla muestran al matador 29 años de edad, que termina compenetrándose con el toro, llegando a percibirse un entramado de sus propias heridas y el rastro de la sangre que iban dejando en su paso por la arena.

Otra fotografía muestra su mirada de horror en el rostro cuando es levantado en el aire por el toro.

Las terribles y sangrientas cornadas ensombrecieron la faena y la adrenalina que corría por las venas de los espectadores, que tuvieron que ver marchar a los matadores heridos y con pronóstico reservado, en uno de los casos.

Daily Mail / El Mundo

Sin duda, una tarde repleta de emociones fuertes, animales que dieron su vida y matadores que casi pierden la suya en el intento por acabar con la de sus oponentes en el ruedo. Por su lado, muchos antitaurinos ya se han expresado en ocasiones similares para levantar su voz de protesta, pidiendo que se termine con esta sangrienta afición.

Comparte esta impresionante noticia con tus amigos y déjanos saber tu opinión sobre este incidente sangriento.