Rebecca Dykes, de 31 años, era empleada de la embajada británica en el Líbano, perdió la vida tras ser violada y estrangulada por un chófer de Uber.

Tarek Hesso, un hombre libanés de 41 años, tenía antecedentes penales y estaba registrado en la empresa Uber donde trabajaba como chófer, su implicación vuelve a demostrar la vulnerabilidad de las políticas de seguridad de la compañía en algunos países.

Según información de los medios de comunicación locales Tarek habría violado dos veces a la víctima antes de asesinarla. El acusado confesó su crimen tras verse descubierto gracias a los videos de la cámara de seguridad.

La empresa Uber se pronunció al respecto, uno de ellos expresó que: “Estamos horrorizados por ese acto de violencia sin sentido. Trabajamos con las autoridades libanesas para ayudarlas en su investigación”.

De acuerdo a información suministrada por el ministro de Interior Nuhad Machik, la rápida detención del culpable del crimen comprueba que la seguridad está bajo control.

El autor del crimen confesó haber violado y asesinado a la mujer en Beirut, de acuerdo a los primeros informes de la investigación, el motivo del asesino era criminal, no político.

Tarek, ya había sido arrestado por delitos asociados al tráfico de drogas entre 2015 y 2017, la agencia noticias del Estado del Líbano publicó una reconstrucción de los hechos.

Según la versión, Tarek recogió a Rebecca en su taxi en el distrito de Gemmayzeh, en el centro de Beirut la noche del viernes, después la llevó a las afueras de la ciudad donde abusó sexualmente de ella y después la estranguló hasta matarla.

“Toda la embajada está en un profundo shock y entristecida por esta noticia”, comentó el embajador británico en el Líbano Hugo Shorter.

Muchas mujeres en el Líbano utilizan aplicaciones de servicios de transporte porque consideran que son más seguras que los taxis, ya que los conductores deben proporcionar sus datos personales y de su vehículo.

El pasado mes de abril, la policía británica denunció que Uber no revelaba el historial criminal o le tomaba mucho tiempo informar delitos de violencia o abuso sexual poniendo a los usuarios en riesgo.

Ante esta polémica, el presidente de Uber, Travis Kalanick, se comprometió a “hacer las cosas bien”, más de veinte empleados han sido despedidos tras ser acusados de abuso sexual.

The Sun

La empresa Uber, valorada en aproximadamente 70.000 millones de dólares se ha enfrentado a protestas en varios países por su ingreso agresivo en el mercado del sector del transporte privado.

Es lamentable el crimen de esta joven que murió a manos de la violencia. Comparte esta noticia, alcemos la voz contra el abuso.