Para muchos padres, la llegada de un bebé es la mayor fuente de alegría. Y aunque muchos se llenan de ilusiones por formar una familia, lamentablemente no pueden traer al mundo los hijos que tanto desean. Una aparente injusticia del destino, ya que en los últimos días cada vez salen más a luz actos desnaturalizados de padres que abandonan a su suerte a pequeños recién nacidos.

Es en ese momento cuando no entendemos cómo mientras unos luchan por cristalizar sus sueños de ser padres, otros los lanzan como si de un desecho se tratase.

Es lo que recientemente ha sucedido en México; oficiales de la policía del poblado de Guadalupe, en el estado de Nuevo León, no podían dar crédito al impactante hallazgo: una bebé recién nacida que había sido depositada en una inhóspita banca de concreto en una calle solitaria.

Alrededor de las 12:30 horas, elementos de la Policía Municipal realizaban un patrullaje de rutina y observaron que había algo envuelto con una tela encima sobre la banca de concreto.

El hallazgo se produjo en la calle Castaño, ubicada en el barrio Riberas de La Silla.

Los oficiales que encontraron a la recién nacida compraron toallas húmedas, pañales y una manta en una tienda de la esquina para poder proporcionarle los cuidados básicos que necesitaba, ¡los que tuvo que haberle proporcionado su madre!

La bebé todavía presentaba el cordón umbilical y manchas de sangre, además lloraba desconsoladamente a causa del hambre y las insorportables quemaduras de sol.

Inmediatamente, la bebé fue trasladada al DIF Municipal, donde después de darle los primeros auxilios, y una vez que comprobaron que estaba fuera de peligro de muerte, la trasladaron al Hospital Materno Infantil.

Una vez en el Hospital la revisaron y confirmaron que presentaba quemaduras por el sol al haber quedado expuesta a la intemperie durante horas, motivo por el cual tuvo que quedar ingresada en observación.

Posta

La bebé seguirá bajo el cuidado de los especialistas en el hospital, mientras las autoridades tratan de dar con el paradero de los padres e intentan destinarla a un lugar seguro, apenas se reponga de las graves quemaduras.

Es verdaderamente horroroso que madres sean capaces de actos tan desnaturalizados. Existen otras vías cuando asumir la llegada de un hijo se convierta en algo francamente imposible de sobrellevar, como los lugares de acogida o darlos en adopción. Pero el abandono a su suerte, jamás será ni por asomo una solución.

Es preciso difundir estas noticias para crear conciencia. ¡No dejes de compartirla en tus redes!