Dicen que las casualidades no existen, y definitivamente cuando cosas extraordinarias nos suceden sabemos que ya estaba escrito, porque algo tan grande no puede obedecer a un simple juego del azar.  Es de lo que ahora, el veterano de guerra Rudolph Taylor, de 60 años y su hijo menor Kevin, están completamente seguros; sus vidas se volvieron a cruzar después de que el padre estuviera desaparecido y su emocionante historia ha robado el corazón de los millones de especatadores que siguieron el conmovedor reencuentro en Houston, Texas.

Los residentes de Houston en días pasados habían conocido a través de las noticias la historia de una apasionante amistad que se hizo viral entre un policía y un hombre sin hogar que tenía talento para la pintura y vivía de eso en las calles; ese hombre era precisamente Rudolph.

Una vez que la historia se hizo pública, su hijo menor Kevin, ahora adulto, al que no veía desde que tenía 3 años, inmediatamente lo reconoció y su corazón se encogió por completo.

Llamó inmediatamente al canal Khou 11, indicando que “pensaba que aquel pintor estaba seguro que era su padre al que no veía desde hace mucho tiempo”.

El hombre estaba en esa precaria situación debido a que tras permanecer 20 años en prisión por la muerte de su hermano, salió en libertad, sin tener un techo donde refugiarse.

La familia de Kevin se había mudado a Colorado, por lo que nunca más volvieron a saber de su padre, pero cuando el pequeño cumplió 8, se le dijo que su padre vivía en algún lugar de Houston.

Fue entonces cuando decidió hacer lo que fuera por encontrar a su padre. Los hijos sufren lo indescriptible cuando no crecen junto a su padre, y el caso de Kevin no era la excepción. Enseguida empezó la intensa búsqueda. El joven recuerda cómo de pequeño pasó tardes enteras buscando en la guía telefónica a todos los Rudolph Taylor que aparecían en el listado y tratando así de contactarlo.

Relata cómo pasó escribiendo cartas a su padre, cartas que eran devueltas o simplemente nunca tenían respuesta. Así también lo hizo en uno de los días más importantes de su vida: el día de su graduación como marino. Y lleno de emoción, sin perder la esperanza, volvió a escribir una nueva carta invitando a su padre para que lo acompañara, pero como todas las demás, esta también fue devuelta. ¡Es desgarrador!

Pero lo que sucedió después es una clara muestra de que la esperanza es lo último que se pierde. Así que cuando lo vio en televisión, su corazón parecía salirse por la boca. Una vez que se contactó con el canal, el policía amigo de su padre prometió organizar el reencuentro.

Cuando el auto patrulla se acercó a la choza del vagabundo, donde pintaba sus cuadros, no podía creer cuando vio bajar a un joven que reconoció de inmediato.

Como era de esperarse, se fundieron en un abrazo eterno y ambos rompieron a llorar, no sin antes intercambiarse palabras totalmente emotivas que han dado la vuelta al mundo.

“Nunca tuve nada contra tí en toda mi vida”, le dijo el hijo conmovido.

Después, Kevin prometió en ayudarle en todo lo que necesitara de aquí en adelante.

Khou 11

Es una historia que nos emociona por completo y demuestra lo fuerte que puede ser el vínculo entre un padre y un hijo, por grandes que sean las distancias.

Comparte el conmovedor reencuentro de este padre y su hijo, y recuerda decirles a tus seres queridos cuánto los quieres.