Momentos de angustia tuvieron que vivir los ángeles que aparecieron en el camino de esta criatura, que había sido abandonada para morir en medio de dos tumbas en un cementerio.

Cuando piensas en el entorno apropiado para un bebé que empieza a vivir, lo primero que se te viene a la mente es una habitación preparada con cariño, un rincón caliente, alimento y sobre todo mucho amor. Pero lo que menos puedes imaginar es a un cementerio como un lugar apropiado para un pequeño, y mucho menos que su corta vida llegue a su final en medio de las paredes frías y tenebrosas del lugar donde reposan los difuntos. ¡Es escalofriante!

Es lo que tuvo que padecer este bebé antes de ser encontrado por sus rescatistas, en medio de dos tumbas de concreto, plagadas de roedores.

Afortunadamente esta criatura no estaba dispuesta a darse por vencida tan fácilmente. Y usó la poca fuerza que le quedaba para con sus gritos advertir a los posibles testigos de la grave situación en la que se encontraba. Fue así como lo pudieron encontrar a salvo en un cementerio de Quezon, en Filipinas.

Los vecinos del lugar recogieron al pequeño y lo llevaron inmediatamente al hospital, donde los médicos aseguraron que el bebé tuvo que haber permanecido en la intemperie durante horas.

Este fue el impactante momento en que un llanto llamó poderosamente la atención de la gente del lugar

El hallazgo tuvo lugar el pasado 28 de mayo y las autoridades locales cuidaron al pequeño, hasta que después de que se hiciera pública la noticia, la abuela del pequeño Louis, se puso en contacto con la policía y dio la identidad de la madre.

Gloria Pérez reveló que fue su hija, Lara Sentillas, quien abandonó a su propio hijo. Por lo que inmediatamente la policía procedió a arrestarla.

“Un vecino encontró al niño cuando los oyó llorar. Corrieron de vuelta a su casa en busca de ayuda y un grupo de personas fue a recoger al bebé”, dijo un lugareño, Ángel Castillo.

El vecino aseguró que de no haber sido porque los otros lugareños escucharon el llanto de la criatura, lo más seguro es que estuviera muerto.

“Hay muchos perros callejeros y roedores en el cementerio. Si habría estado herido o enfermo, no habría nadie allí para ayudarlo. Es solo por la gracia de Dios que ahora está a salvo”.

Guillermo Eleazar, director regional de la policía de Calabarzón, dijo que la madre enfrentaría cargos criminales por el abandono de su bebé.

“Estamos coordinando con el departamento de Bienestar Social para presentar un caso contra la mujer y se están preparando cargos por la violación de la Ley de la República Nº 7610 o la Ley contra el abuso infantil”, agregó Eleazar.

Ahora el pequeño está siendo atendido por la Sanidad y se encuentra bajo vigilancia policial, hasta que se de un veredicto sobre su custodia.

VP

Fue un verdadero milagro encontrarlo a salvo después de haber permanecido toda una noche entre ratones y perros callejeros.

Nos volvemos a cuestionar una vez más sobre la maldad que alberga el corazón de algunos monstruos que se hacen llamar madres. ¿Hasta cuándo tanta crueldad?

Comparte esta noticia en tus redes y levantemos la voz para que se haga justicia. El pequeño Louis merece una vida feliz, lejos del corazón perverso de quien lo trajo al mundo y lo abandonó.