Existen actos de crueldad que nos estremecen por completo, pero cuando las víctimas son animalitos bebés totalmente indefensos, entonces nos cuestionamos si ya hemos tocado fondo y si todavía cabe más perversidad en un corazón humano.

Es la atrocidad más absoluta de la que fue víctima una pequeña gatita que fue encontrada en un solitario callejón en Manila, Filipinas.

Unos desalmados habían cosido sus párpados, nariz y orejas con hilo de algodón y lo que sufrió esta pequeña es indescriptible.

La gatita fue llamada July y tenía un mes de edad cuando fue encontrada

Leonora Calamba, una mujer de 41 años de edad, fue la heroína que encontró la deprimente escena y ya que es una amante de los animales y había rescatado previamente otros gatitos, sabía que debía actuar de inmediato.

La mujer llevó a July a su casa para prestarle los primeros auxilios que tanto necesitaba. La gatita no hacía más que llorar del terrible dolor que le producía tener toda su carita cosida.

¡Es algo que ni el peor criminal se merece! ¿Qué hizo esta pequeña para recibir semejante castigo?

Leonora procedió junto a su sobrina, que la ayudaba, a cortar los gruesos hilos que atravesaban la carita de July.

“Ésta era la única forma de salvarla. El que le hizo esta cosa a un gatito recién nacido está enfermo, tiene que ser castigado antes de que lo haga nuevamente”, dijo Leonora.

Era evidente que a July le dolía mucho cada vez que Leonora tiraba un poco de su piel con la tijera para cortar las gruesas puntadas que cosían sus ojitos, nariz y orejas. Pero la mujer no tenía otra opción, ella vive muy lejos de la ciudad y esperar a llevarla a un veterinario habría supuesto que el dolor sea más inaguantable aún.

Jonil Manatad Novela, la sobrina de Leonora, dijo que creía que la gatita permaneció cosida por más de una semana, ya que muchas de las heridas habían empezado a sanar ya.

Con infinita paciencia, Leonora empezó a cortar puntad a puntada, tratando de hacer sufrir lo menos a July, pero el dolor era inevitable.

Un video recoge el angustiante momento del procedimiento. ADVERTENCIA: las imágenes pueden herir la sensibilidad de algunas personas.

La pequeña gatita terminó con algunas cicatrices, pero afortunadamente está a salvo y parece haber encontrado la paz y la felicidad junto a los otros gatitos callejeros que Leonora ha rescatado. 

“No sabemos quién hizo esto. Sólo podemos asumir que es una especie de psicópata. ¿Quién más podría hacer este tipo de crueldad a un gatito indefenso? Son unas personas inútiles, sin corazón, ¡están enfermos!”, dijo indignada la mujer.

Además, aseguró que de no haberla encontrado a tiempo, habría muerto por ser tan pequeñita.

Daily Mail

No podemos permitir que este tipo de atrocidades sigan sucediendo. Nos alegramos de que July finalmente haya podido ser rescatada y tenga el hogar que merece, pero los desalmados tienen que pagar por lo que hicieron.

Comparte esta noticia con tus amigos y recuerda denunciar todo tipo de maltrato. Los abusadores tarde o temprano deben pagar por su crueldad.