Un bebé de solo cinco meses fue encontrado con vida bajo escombros, tolerando mínimas temperaturas y con la ropa mojada, tras nueve horas de incesantes búsquedas.

El milagroso hallazgo sucedió en una zona montañosa del condado de Missoula, en Montana (Estados Unidos), después de que las autoridades fueran alertadas.

El bebé había sido enterrado bajo una gran cantidad de palos y escombros y se encontraba en una zona en la que la temperatura pudo llegar a 7°C.

La oficina del Sheriff del Condado de Missoula atendió la llamada en la que fueron alertados de un “un sospechoso que estaba actuando de manera extraña” en una zona llamada Lolo Hot Springs, al oeste de Montana y a más de 200 km de la frontera con Canadá.

La institución publicó en su página de Facebook el detalle del hallazgo, donde informaron:

Fueron horas de búsqueda que acabaron con “lo que llamamos un milagro”.

El operativo comenzó el sábado por la noche, cuando tras la llamada, varios oficiales fueron enviados expresamente para tratar de ubicar al sospechoso, quien más tarde fue identificado como Francis Carlton Crowley, de 32 años.

Habían alertado de su comportamiento extraño, debido a que había sido visto con un arma, amenazando con sacarla del bolsillo.

Sin embargo, cuando las autoridades llegaron al lugar de los hechos, el hombre ya se había ido, pero había declarado que tenía en su poder a un bebé que llevaba varias horas desaparecido.

Fue entonces cuando se levantaron todas las alarmas para dar inicio a la búsqueda del pequeño. Una llamada posterior al 911 informó que Crowley había regresado al lugar, desde donde amenazó a varios testigos.

Las fuerzas de seguridad actuaron con la mayor rapidez posible, logrando capturar al sospechoso, pero cuando procedieron a interrogarle, se dieron cuenta que estaba bajo el efecto de las drogas, por lo que su declaración no tenía validez. Pero lo que sí dijo claramente fue que “el bebé podría estar enterrado en algún lugar de la montaña”.

Miembros especiales de equipos de rescate, del Servicio Forestal, de la Oficina de Administración de Tierras y agentes de la Patrulla de Tráfico del Condado de Missoula entonces desplegaron un intenso operativo.

Y finalmente, tras más de 6 horas de búsqueda peinando la zona por todos los medios posibles, se dio a conocer la feliz noticia. A las 2:30 a.m. un agente logró escuchar un llanto muy débil, y después de seguir la pista lograron encontrar al bebé todavía con vida, boca abajo y enterrado, conforme a lo que indicó su raptor.

“Sufrió pequeños rasguños y hematomas, pero en general goza de buena salud”, explicó el portavoz del sheriff en un comunicado.

Esta es la imagen del pequeño que compartió la Oficina del Sheriff

El bebé fue posteriormente trasladado a un hospital y custodiado por la división estatal de servicios para niños y familias, y su identidad no ha sido revelada para proteger al menor.

El día de hoy, la oficina del Sheriff del Condado de Missoula comunicó que finalmente Crowley hará su comparecencia ante la corte esta tarde, para enfrentar los numerosos cargos de los que se le acusa.

Facebook / Oficina del Sheriff del Condado de Missoula

Nos alegramos de que el bebé esté fuera de peligro y aplaudimos la loable labor de los oficiales en el rescate del pequeño.

Esperamos que se aplique todo el rigor de la ley con este tipo de desalmados que no deberían andar sueltos. ¡No dejes de compartir esta noticia con tus amigos!