Estamos habituados a concocer casos de maltrato animal que nos sobrecogen, pero nos olvidamos que también existen por el mundo seres nobles que saben dar a los animales el amor y el respeto que se merecen. Y cuando sabemos de personas que no sólo que los respetan, sino que además ponen a los maltratadores en su lugar, nos enrogullece por completo.

Esa es la historia de Lola, una perrita callejera que llegó a las puertas del restaurante Tortas Carísimas, ubicado en Oaxaca, México, en 2017.

El dueño del restaurante no tuvo la fortaleza necesaria para mandarla con viento fresco como lo hubiera hecho cualquier otro insensible. Y no sólo que decidió empezar a darle todo el amor, la comida y el calor de un sitio seguro, sino que se convirtió en la estrella de Tortas Carísimas.

Lola es el alma de todo lo que sucede en el lugar al que acuden cientos de comensales. Con más de 40,000 seguidores en su página de Facebook, a su dueño se le ocurrió la brillante idea de que fuera Lola la protagonista de todas sus publicaciones, tal como sucede en el día a día del restaurante.

Aunque no faltan algunos que no les agrada ver al animal mientras comen, el dueño la defiende por sobre todo lo demás, asegurándose de que no le falte nada.

Aparte de alimentarla y al no tener certeza de su procedencia, la llevó a La Pelu Spa Canino donde recibió sus vacunas, la bañaron y fue esterilizada para evitar que el restaurante en breve tuviera muchas más Lolitas que acoger.

Pero para aquellos que todavía ven con ojos malos a Lola, el dueño no tuvo otra opción que enviarles un claro y contundente mensaje por si todavía no se habían enterado quién era la que reina del lugar:

“Si usted viene a Tortas Carísimas y en la entrada ve esto, no vaya a pensar que es un tapete viejo o uno en 3-D. Ella es Lola, una perrita callejera que llegó hace como 5 meses y se quedó a vivir aquí. Si a usted le molestan los animales, con toda la confianza favor de decírmelo para que le ponga sus tortas para llevar, porque Lola se queda y punto”.

La publicación tuvo más de 100,000 me gusta y fue compartida miles de veces más

Fue así como Lola empezó a ser respetada aún más y los que no estaban dispuestos a aguantarla, simplemente tendrían que buscarse otro lugar, pero de que Lola se quedaba… Se quedaba.

Las publicaciones de Facebook están repletas de graciosos mensajes firmados por Lola, y muchos de los comensales no se pierden de ir al lugar además de las deliciosas tortas, por no privarse de la compañía de la adorable Lola.

Facebook

Sin embargo, está claro que Lola merece un hogar estable donde puede pasar los días y las noches, ya que mientras el resturante está cerrado el dueño tiene que encontrar a alguna alma de buen corazón que la acoja.

Compartamos esta grandiosa historia para proclamar que convivir en armonía y amistad con los animales sí es posible. El mundo necesita de más héroes como este hombre.