Willliam Bancroft es un niño de tres años de edad que no tiene brazos. Sin embargo, gracias a sus sesiones de terapia, el pequeño ha aprendido a valerse con sus pies y los sabe utilizar para agarrar objetos e incluso comer.

Esto implica un verdadero proceso de adaptación; pero lamentablemente, causó una gran polémica en un restaurante IHOP.

William nació sin sus dos brazos.

La familia de Brancoft decidió desayunar allí ya que el pequeño no conocía el lugar y había dicho desde temprano que quería comer panquecas / tortitas, así que se dirigieron al local de IHOP.

Antes de comenzar a comer, su madre lo llevó al baño para lavarle los pies para que pudiera hacerlo de la forma en la que aprendió por sí mismo. Ella jamás pensó que eso causaría problemas en el establecimiento.

El incidente ocurrió en el IHOP ubicado en Hot Springs, Arkansas

Pero William no pudo terminar su desayuno. Instantes después de empezar a comer la gerente se acercó a su mesa para expresarle a la madre que le preocupaba la manera en que su hijo comía porque podía romper con el código sanitario.

El niño estaba utilizando el dispensador de sirope y la gerente le pidió que no lo utilizara con sus pies, a pesar de que esa es la manera usual en la que William come debido a su discapacidad.

Alexis Brancoft le aseguró a la encargada que su hijo se había lavado los pies antes de sentarse a comer:

Le pregunté: ¿Le preguntas a todos tus clientes si se lavaron las manos antes de tocar el dispensador de sirope?”

La mayoría de las personas suelen estar impresionadas de que William pueda alimentarse él solo sin sus manos.

Ante el trato que recibieron, la familia Brancoft decidió dejar el restaurante, asegurando que en ningún otro lugar habían recibido así a su hijo: “Solemos ir a otros restaurantes de la zona, y nunca nadie ha dicho nada sobre él”.  Alexis compartió su indignación por el trato recibido en un post de Facebook que se viralizó rápidamente pero que luego quitó de las redes.

Después de este incidente la compañía IHOP compartió un comunicado disculpándose con Alexis por la manera en que fue tratada en uno de sus restaurantes: “No toleramos acciones que tengan que ver con discriminación de cualquier tipo”.

IHOP se comprometió a volver a entrenar a su personal para evitar situaciones de discriminación.

Uniland/The Sun/Washington Post/Shelby Ragsdale

Alexis recibió las disculpas de IHOP, así como también los comentarios de otros trabajadores que aseguraban estar en shock por el terrible trato que les dio la gerente.

Asimismo, explicó las profundas consecuencias que estas acciones pueden tener. Su hijo, al día siguiente, quería sentarse en las sillas como los demás; a pesar de que así le era imposible comer por su discapacidad.

William puede hacer casi cualquier cosa con sus pies, incluso tocar música

Alexis Bancroft

Publicada por Shelby Ragsdale en Miércoles, 7 de diciembre de 2016

Esperamos que este tipo de incidentes permitan una mayor conciencia sobre el trato que reciben personas como William en lugares públicos, y se tomen medidas que permitan que tengan una vida integrada a la sociedad.

Comparte esta noticia para procurar que más personas comprendan la importancia de apoyar a personas discapacitadas.